Vivir una buena vida ¿Cómo aprender a Hacerlo?

Vivir una buena vida, hoy vamos con preguntas existenciales, como si nos sobrara el tiempo para esto. Porque en realidad el tiempo no le sobra absolutamente a nadie, salvo que estés malempleando tu vida y viviendo una vida que no es la vida vivida al máximo cómo se podría vivir.

La pregunta es ¿cómo vivir una buena vida? ¿En qué consiste una buena vida? ¿Cómo podemos hacer para vivir ese tipo de vida que todos soñamos, y que todos queremos?

Claro, ya intuyo lo que me pueden contestar muchos: dinero, buenos coches, una casa bonita y una esposa simplemente preciosa. Pero eso cuesta mucho conseguirlo, y está demostrado científicamente, porque todos lo vemos.

Existe gente que no se casa, gente que nunca tiene un coche, y gente que nunca llega a ser propietario de un piso. Entonces ¿qué?, ¿estamos condenados a vivir mal para siempre, y a sufrir siempre por no tener todo aquello que queremos?

Cómo vivir una buena vida

Cómo vivir una buena vida

Ni mucho menos, la vida ni empieza ni acaba ahí. La vida es otra cosa totalmente diferente y tiene mucho que ver con cómo nos relacionamos con los demás, pero sobre todo, con cómo nos relacionamos con nosotros mismos.

Y no hablo de tratarnos bien, ni de cuidarnos, ni de tener la mejor autoestima, ni nada de eso. De lo que hablo es de volver a la pregunta inicial que es la de que ¿para qué estamos en la vida?

Desde mi punto de vista, y desde mis propias conclusiones a las que he llegado a través de mis años de vida, estamos en la vida por varias razones. Y más aún para varias razones.

Razones para vivir una buena vida

Razones para vivir una buena vida

En primer lugar, estamos para vivir como deberíamos. Por esto entiendo no vivir mal, sino vivir lo mejor que podamos y no hablo de bienestar material sino de nuestros hábitos saludables.

Debemos autoayudarnos para vivir dignamente, al máximo nuestro potencial y siempre siendo limpias con las cosas que hacemos. Este es un factor de la vida, luego hay otros.

Dentro del marco del que hemos hablado, de vivir como deberíamos, también cabe decir que debemos vivir para disfrutar. Pero no disfrutar haciendo cualquier cosa, puesto que de lo contrario, disfrutaremos con cosas que al final acabarían con nosotros mismos tal vez.

Por tanto por lo que abogo es por disfrutar haciendo las cosas que importan que sean hechas, es decir, por disfrutar mientras vivimos como deberíamos vivir siempre. Y nos falta un tercer factor para esta ecuación que he creado, que no es otra que vivir una vida manifestando lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos, incluso con ayuda de otras personas también.

Vivir una buena vida disfrutando

Vivir una buena vida disfrutando

Y con esto me refiero a que no sólo debemos vivir como deberíamos, y disfrutar con ellos, sino dar gloria a nuestros más grandes sueños, a nuestras ambiciones más sanas y a aquellos talentos y cualidades que tenemos.

Los cuales con todos ellos debemos trabajar duro, a través de adversidad y de las cosas fáciles que ocurren a veces, para sacarle punta al lápiz de nuestros talentos.

Todos estos son ingredientes de una vida que valga la pena, de una vida vivida a través de hábitos saludables con la que vamos a lograr vivir bien, y sacarle partido y juego a la misma.

Vivir una buena vida y sus beneficios

Vivir una buena vida y sus beneficios

Por supuesto como decíamos los demás también juegan un papel importante en ella, por lo que también se van a ver beneficiadas las demás personas de nuestros hábitos sanos.

De modo que esto que digo no es ninguna broma: debemos intentar vivir con la esperanza de que siempre hay algo más por lo que luchar, de que siempre hay un reto próximo que nos hace ser mejores de lo que éramos antes.

Incluso si por esto necesitamos pasar, a veces, a través del fuego de la adversidad. De este modo llegará un día en el que partiremos de este mundo y diremos que hemos vivido bien la vida. Lo mejor que sabíamos y lo mejor que podíamos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.