Trastorno Obsesivo Compulsivo: Aprende más de esta condición

El trastorno obsesivo compulsivo es una clase de trastorno por ansiedad del que vamos a hablar a continuación. Como decimos, este tipo de trastorno por ansiedad está caracterizado por la presencia de obsesiones así como también convulsiones.

Todos sabemos que existen obsesiones buenas y obsesiones menos buenas, que nos causan intriga e incluso miedo o preocupación. Cuando una obsesión es positiva y nos trae sentimientos de placer o de felicidad, normalmente la dejamos estar. Pero cuando una obsesión se convierte en una pesadilla que tenemos cuando estamos despiertos, lo que queremos es apagarla, acallarla y que no tenga voz nunca más en nuestra mente.

Trastorno obsesivo compulsivo

Trastorno obsesivo compulsivo

Estas obsesiones, que se definen por ser pensamientos o imágenes que nos entran a nuestra conciencia de modo repetitivo intrusivo, se caracterizan por su carácter indeseado para nosotros, ya que están presentes en nuestra mente y nos causan bastante malestar.

Porque sabemos que estas obsesiones negativas tienen consecuencias sobre nuestra paz y nuestra felicidad, sobre nuestro estado mental en definitiva. Porque nos traen sensaciones de malestar psicológico subjetivo, y nos causan disgusto o dudas acerca de cosas que todos deberíamos tener claras, y que las vemos como involuntarias, desagradables y hasta inapropiadas para como somos nosotros normalmente es.

Es importante dejar claro que no se tratan de simples pensamientos normales de nuestra vida real, como la preocupación por nuestra salud si estamos enfermos, o la preocupación por recibir una penalización en la oficina si hacemos mal el trabajo que ya hemos entregado.

Esto es, va más allá, sobrepasando los límites de lo cotidiano y llevándonos a dimensiones de la conciencia que donde no nos sentimos incómodos, e incluso pensamos que nuestra mente no funciona nada bien sea por el motivo que sea.

Compulsiones

Compulsiones

Y aquí es donde entran en juego las compulsiones. Las compulsiones no son otra cosa que comportamientos, o actitudes mentales que se repiten y que repetimos de forma intencional, con el simple objeto de evitar una sensación causada por la obsesión, y de ese modo reducir el malestar que nos provoca la obsesión y evitar que produzca en nosotros un daño que anticipamos, pero que es improbable a los ojos de los demás que suceda.

Estas obsesiones que acompañamos por compulsiones interfieran en nuestra vida diaria, incluso a veces no nos permiten llevar una vida normal calculando los científicos que hasta una hora mínimo al día emplean en sus compulsiones, las personas que tienen este síndrome de trastorno obsesivo compulsivo.

Se estima que los adultos tienen menos prevalencia que los niños en este tipo de patología, y según distintas estimaciones es un 1 por ciento de la población quien tiene este tipo de trastorno.

Por lo tanto ya hemos visto en qué consiste este trastorno obsesivo compulsivo, que no deja de ser un trastorno de ansiedad. En otras entradas de blog lo estudiaremos más profundamente e incluiremos las causas que pueden reducir sus síntomas o incluso eliminarlos, al menos de forma temporal.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.