Tener perspectiva: Cómo influye en tus decisiones de vida

Encontrar tu ángulo en la vida es algo que todos debemos hacer. No se trata sólo de hacer aquello que nos da dinero, sino también hacer aquello que se nos dé bien y más importante aún, hacer lo que nos gusta.

Llegará un momento en la vida en la que podremos sentir que, tal vez, la hemos desperdiciado. Sin duda no será un momento agradable darnos cuenta de este dato, el cual podremos revertir según lo que nos quede de años para vivir.

No obstante, es cierta una cosa. Pienso que prácticamente todo el mundo ha llegado a ese punto en la vida en el que se da cuenta de que no hace lo que le gusta, y dirige su vida directa a la ruina: a la ruina moral e intelectual.

decisiones de vida

Ten perspectiva

Esto se debe a que no hacen lo que quieren hacer, en el fondo, porque tienen una serie de limitaciones, límites de ese autoimponen. Estos límites que se imponen vienen dados a veces por hacer demasiado caso a la gente que, en realidad, nos quiere pero que se equivocan al tratar de dirigir nuestras vidas.

Por eso hay que pensar así. Que llegará un momento en la vida en el que nos miraremos al espejo y nos preguntaremos si hacemos lo que nos gusta, y también lo que nos ayuda a ser mejores personas y ser felices en consecuencia.

Pienso que ser una buena persona va unido a la felicidad, porque no pienso que se podrá ser felices sin portarse bien moralmente con los otros y con nosotros mismos. Una cosa va unida a la otra. Por tanto no se puede hacer sólo lo que nos gusta y comportarnos en forma amoral o antimoral.

Porque tarde o temprano nos vendrá la misma vida a visitar y a pedir explicaciones, como explican algunas religiones como el juicio final, el cristianismo y como el karma en el budismo y otras religiones.

Ten perspectiva

Decisiones de vida

Pero es que no se puede ser feliz sin portarnos bien. Y no nos podemos portar bien si no hacemos lo que nos gusta, porque las cosas no saldrán del corazón cuando las hagamos, sino de la imposición externa y eso, hasta cierta edad funciona, pero después ya tenemos que buscar nuestro propio camino y felicidad.

Así es como uno hacen su vida. Buscando el mejor bien pero buscando también el de todos. Preguntándose de qué manera puedo colaborar por servir a los demás. Y en qué cosas destaco para poner al servicio de mi país, de mi comunidad o de mi familia.

De ese modo todo va más rodado porque tenemos una meta clara, una meta que nos hace más santos, como dicen las religiones y, en concreto, la cristiana. Si no tratamos de ser más santos en el término cristiano de la palabra nunca encontraremos un verdadero sentido a la vida.

Porque aunque desde mi punto de vista hay que buscar el hedonismo a largo plazo, esto no se puede dar sin ser santos, sin ser mejores personas de lo que éramos o, por decirlo de otra manera, personas morales. Por tanto conviene hacer eso. Hacer lo que nos hace felices comportándonos bien con el resto. Y así encontraremos el verdadero sentido que nos lleve a la vida que nos espera, y no la que nosotros pensábamos que nos tocaba vivir.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.