Técnicas de comunicación: Aprende de las mejores

Somos seres sociales, es decir, nos necesitamos los unos a los otros para conseguir no sólo nuestras metas vitales, sino también metas tan sencillas como sobrevivir a nivel individual y como especie.

Por ello nos constituimos en sociedades, y vivimos juntos en ciudades, pequeños pueblos y aldeas para estar unos junto a otros, cada uno aportando lo que pueda y sepa aportar.

No obstante, vivir en sociedad no significa que no existan los problemas ni los conflictos. Existen múltiples ciencias, que se han hecho precisamente para abordar este tipo de problemas. Problemas que muchas veces empiezan por una mala comunicación.

Por ejemplo, ciencias como el Derecho regulan la vida en sociedad y la convivencia entre cada uno de nosotros. Pero ¿cuántos problemas nos ahorraríamos si nos comunicáramos lo suficientemente bien?

Técnicas de comunicación

Técnicas de comunicación

Esto es, ¿si realmente nuestras buenas intenciones interiores se plasmaran, de forma positiva y accesible a nuestro interlocutor, para que se nos comprendiera perfectamente? En este artículo os queremos hablar de diferentes técnicas de comunicación.

Porque en realidad, además de la escucha activa y de la empatía, así como de actitudes y hábitos como repetir en voz alta lo que nos dicen, mucho se puede hacer por evitar discusiones vacías y que no nos llevan a nada.

O que nos llevan a alejarnos y a que primen las diferencias que tenemos con los demás. A centrarnos en lo que nos separa en lugar de en lo que nos une, que es mucho. A mí personalmente me gusta mucho la escucha activa.

Todos hemos oído alguna vez a un profesor decir, «me oyes pero no me escuchas». Y es que una cosa es tener la radio puesta en casa sin enterarnos de lo que dicen, y otra cosa es atender realmente a lo que dice el moderador que escuchamos.

Saber escuchar

Saber escuchar

Lo mismo pasa con la comunicación. Si escucho a alguien que me habla pero en realidad no me entero de lo que dice, porque pienso en mis cosas, no estoy escuchando. En su lugar estoy oyendo: a secas. Ese el gran enemigo de la verdadera comunicación.

Por otra parte tenemos la empatía. La empatía de intentar ponernos en el lugar y la perspectiva de la persona que nos habla, y no juzgar los pensamientos que expone sólo porque son muy diferentes a los nuestros.

Esta empatía derriba muros y crea lazos entre las personas. Así grandes personas como Nelson Mandela o como Mahatma Gandhi, supieron aprovecharla para obtener beneficios que repercutieran en el bien de todos.

Cómo hacerlo

Cómo hacerlo

Otra opción es parafrasear, es decir, hacer como un espejo. Esto consiste en que en lugar de dar por hecho que entendemos todo, si algo de verdad nos importa deberemos acabar la conversación o la frase, cuando haya tiempo para ello, diciendo:

«Si he entendido bien, ¿es esto lo que me has dicho?»

Y explicarlo. Con estas técnicas no seremos siempre infalibles para comunicarnos, pero sin duda nuestras relaciones mejorarán y, en consecuencia, así lo hará nuestra calidad de vida. Aprovechemos el conocimiento que tenemos por el bien nuestro y el de los demás.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.