Sistema límbico

Hablamos de sistema límbico como la parte considerada también con el nombre de cerebro medio. Se trata de no más ni menos que de una porción del cerebro, que está justo debajo de la corteza cerebral.

A su vez, está comprendido por diversos centros, todos de ellos muy importantes, como el hipotálamo, el tálamo, la amígdala cerebral así como el hipocampo. Aquí es donde tienen lugar los movimientos emocionales como la agresividad o el miedo.

Como vemos, se trata de emociones muy básicas que tenemos todos nosotros, y que son principalmente los causantes de muchos de los males que existen tanto a nivel personal, como social e, incluso, como global.

Es decir, aquí están los centros de efectividad del ser humano, donde no sólo tienen lugar esas emociones como hemos dicho sino, también, alegría intensa. Hoy ya nadie parece cuestionar el papel que tiene la amígdala, en su centro de procesamiento de las diferentes emociones que tiene cada ser humano.

Por ejemplo, se sabe que si alguien tiene una amígdala lesionada, no es capaz de reconocer si alguien está contento, enfadado o triste. ¿Pero qué pasaría si, además, no tuviéramos amídgala?

Pues para esto, ya se ha llevado a cabo el experimento con monos, y se ha descubierto que es imposible seguir las normas sociales de comportamiento así como de convivencia, y no tener amígdala.

Por lo tanto, hablamos del sistema límbico como una parte del cerebro que es básica para mantener sanas nuestras relaciones con los demás, así como mantener la vida en sociedad y de forma estructurada afectivamente hablando.

Además, no sólo eso, porque existen más funciones que cubre este sistema límbico. Porque necesitamos el sistema límbico para aprender y para retener datos.

Imaginemos de nuevo que tampoco tenemos amígdala esta vez, pues posiblemente no seríamos capaces de aprender dónde está cada cosa en nuestra casa, o el mero hecho de dónde hemos dejado las llaves ni de retener caras hasta ahora conocidas.

Lo olvidaríamos todo de forma repentina. Pero no sólo pasaría esto, sino que el sistema límbico está en conexión con el neocortex, es decir, todo el tiempo interacciona con la corteza cerebral.

Esto hace que podamos tener el control sobre nuestras propias emociones y no de pasarnos de rosca o, al menos, no tan a menudo como sería si no tuviéramos este sistema bien integrado en nuestra biología anatomía.

Además, también sabemos que la capacidad de pensar de manera abstracta sobre diverso tipo de cosas, lo cual conlleva la inteligencia normalmente superior a la media o por lo menos no por debajo, parece, también tiene que ver con este sistema límbico.

Por lo que por tanto cabe deducir a estas alturas de lo que ya hemos leído, que el sistema límbico juega un papel principal, y que de lesionarlo o de resultar herido, perderíamos muchas de las capacidades y atributos que damos por más que normal, en todo ser humano.

E incluso en una sociedad en la que nadie tuviera sistema límbico, tendría unas consecuencias más que nefastas. Porque en lugar de ser una selva como ya lo llamamos, directamente podría considerarse como una jauría propiamente dicha.

Por lo tanto, en cierta medida, lo que nos hace humanos para bien y para mal, mucho tiene que ver con el sistema límbico.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.