Ser feliz en pareja: Conoce las maneras para lograrlo

Tener una pareja y vivir feliz con ella es algo que, sin duda, todos queremos. Existen personas que están más felices solas aunque eso no suele ser lo normal, al menos desde mi punto de vista. Nótese que por normal no quiero decir “bueno” o “correcto”.

Una vida feliz en pareja es un gran precursor de felicidad a nivel global, que se extiende al resto de facetas de nuestras vidas. Si buscamos nuestra felicidad, la felicidad en la vida de pareja no puede ser una excepción, porque si no, destruirá el resto de nuestro bienestar.

Además, nuestra pareja merece lo mejor de nosotros y ¿qué mejor de nosotros que compartir la felicidad con ella? Se ha estudiado, en más de una ocasión, qué tipo de parejas son las más felices y que hábitos tienen para lograrlo.

Una parte muy importante se juega en el temperamento, es decir, el carácter así como la educación recibida por parte de los padres en la infancia. Hablamos de parejas jóvenes. Pero, sin duda, los hábitos y también la actitud juegan otro rol fundamental, extremadamente importante para llevarse bien con la pareja.

Ser feliz en pareja

Ser feliz en pareja

Hoy se sabe que las parejas que son más felices no se comportan igual, ni con ellas mismas ni entre sí, que las parejas menos felices. Los hábitos son importantes, porque las conductas aisladas poco pueden hacer por una relación feliz que se construye en el largo plazo.

De hecho, un hábito no es algo que se haga sólo una vez, sale siempre y no lo olvidamos nunca, porque está en el “hardware” de nuestra personalidad. Un hábito, de hecho, lo llevamos tan arraigado en nuestro comportamiento, que cuesta muy poco esfuerzo llevarlo a cabo aunque sea sólo por el hecho de que lo hemos repetido en multitud de ocasiones.

Los estudios de la conducta coinciden en que hacen falta entre 21 y 30 días para convertir una acción en un hábito, siempre que lo repitamos a menudo.

Por ejemplo, una pareja feliz, va siempre a la cama a la misma hora, según un estudio, porque pasan el tiempo juntos y quieren hacer las cosas juntos: a la par. Y, por supuesto, hay gente que tiene otros horarios de sueño, por lo que no siempre se puede conseguir que vayan a dormir juntos, pero hablamos de tendencias, nada más.

Maneras de lograrlo

Maneras de lograrlo

Por lo demás es importante que tengáis intereses comunes pero, a la vez, que también tengáis vuestra propia personalidad y, de ese modo, seréis atractivos el uno para el otro y llevaréis vidas más interesantes. Caminar uno al lado del otro e incluso de la mano, aunque no estéis en las primeras fases del enamoramiento, es un hábito muy saludable que muestra tener mucho amor para con el otro.

Y también hablan a menudo, de llamar de cuando en cuando a casa desde el trabajo para saber qué tal está el otro, y es que, con la distancia, uno extraña y echa de menos a su pareja – aunque puedan ser unas horas. Una cosa muy importante es tener el perdón como actitud primordial, de modo que no importe lo que pase se perdone lo que haya ocurrido siempre, claro está, que no se trate de cosas graves en extremo.

Mientras perdonar es muy positivo, buscar todo lo que hace mal tu pareja no es algo ni apropiado, ni tampoco adecuado, porque en contraposición a lo que hace mal podráis estar poniendo énfasis en sus virtudes que, como ya sabes, son muchas. Por supuesto y aquí me permito hacer un inciso, éstos estudios no significan que todas las parejas tienen que ser fotocopias de las demás. Esto, que lo creen muchos, no es así.

Si así fuera, haríamos todos lo mismo, iríamos a los mismos cines, veríamos las mismas películas y comeríamos las mismas palomitas, espero que se entienda y valga como ejemplo. Además, el amor debe dar libertad, para que nadie se sienta encarcelado, con ideas impuestas que no son las suyas y es que, como he leído alguna vez, si alguien te ama te tiene que aceptar como eres, incluso con tus defectos, porque quién te quiera te conoció no sólo con virtudes si no también con defectos y, de hecho, así le gustaste.

Tratar de ser felices

Tratar de ser felices

Hay que tratar de ser felices, tanto uno como otro, porque si uno es feliz hace feliz a sí mismo y también a los otros. Por eso hay que ver a la pareja como dos velas que caminan juntas encendidas, y en las que cada cual se sostiene a sí misma porque son felices solos y también acompañados, claro.

Y para ello debemos aprender a conocernos y a aceptarnos a nosotros mismos como somos, y monitorizar nuestros pensamientos sabiendo lo que pensamos a cada momento para sentirnos bien. La felicidad no viene de nadie, ni de nosotros mismos siquiera. La felicidad significa recordar quiénes somos, qué es muy diferente a lo que siempre pretendemos o nos gustaría ser.

Para ello, por ejemplo, algunas personas han tenido que ir antes al psicólogo, antes de tener una pareja, porque se sentían mal, y de ese modo han aprendido a sentirse bien, y ahora que están a gusto y son personas felices son plenamente conscientes, también, de que son buenas parejas dentro de lo que cabe.

Pienso que es un error dejarse llevar sólo y exclusivamente por la opinión de la propia esposa o marido, porque en cierto modo sólo uno sabe el esfuerzo que pone en las cosas y el amor que poner en cada detalle en la relación. De modo que es importante, como hemos dicho, ser felices solos sin esperar a una pareja, para luego compartir la vida con alguien de forma feliz si hemos tenido la suerte encontrar a alguien.

Qué es el amor

Qué es el amor

El amor se puede considerar como un estado de expansión de la mente, en donde no hay juicio ni criterios para juzgar a nadie. Lo Importante es sentir, ser, no pretender ni querer ser, ni pensar, ni juzgar, ni catalogar ni nada por el estilo. El mayor regalo que nos podemos hacer a nosotros mismos es ser libres y sentir amor, y lo más grande de ese amor está en el amor a otros.

Dar amor a alguien es lo más grande que podemos hacer, y más aún si este amor es refinado y puro como el amor universal. Por eso pensamos muchas veces que tenemos que darnos espacio y libertad el uno al otro, porque el matrimonio como el cristiano, por ejemplo, es para siempre y hay que aprender a convivir bien.

Por desgracia, hay muchos libros que dan muy malos consejos sobre muchas cosas, porque intentan dar lecciones para las que los autores mismos no están preparados. Nuestro destino está escrito de múltiples colores y de muchas fases, y tenemos que poner lo mejor de nosotros tanto en la parte buena como la parte mala de la vida.

A su vez, es muy importante tolerarse el uno al otro también, incluso en los momentos peores, ya que sin duda habrá momentos de conflicto o de confrontación en los que tengamos que poner ambos de nuestra parte. Así, de este modo, desarrollaremos la tolerancia como digo, que es algo que hace mucha falta en el mundo. En esencia, lo más importante es que si sentimos amor, si tenemos amor dentro de nosotros, debemos demostrarrlo y no debemos guardarlo para nosotros mismos, porque eso es lo peor que se puede hacer.

Controlar la mente

Controlar la mente

Nuestra mente a veces juega malas pasadas, porque nos hace pensar que nadie nos va a querer, o que nos van a abandonar, y esa no es la actitud con la que tenemos que ir por la vida ni con nuestra esposa o nuestro esposo. Ser feliz es una cuestión puramente personal, está construido a base de decisiones y momentos buenos y malos. No debemos pensar que hay atajos a la felicidad salvo el saber que la felicidad está dentro de nosotros preparada para que la descubramos.

Ni nadie ni nada nos puede perturbar en nuestra felicidad, porque es nuestra y es una conquista que hace uno la cuál nadie te puede quitar. Y si alguien te lo quita significa que hay que preservar un poco esa felicidad, para que nadie diga que no era nuestra. La felicidad es imperturbable si de verdad la hemos cogido con las manos de modo que ahora ya sabes: que nadie te la quite y a compartirla con los demás.

De ese modo llegaremos a nuestros propios destinos, un destino en el que la gente sea feliz a nuestro alrededor y no seamos una carga para nadie. Esa es, para mí, la verdad de la conquista de la felicidad. Algo a compartir y no a quedarse dentro.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.