Punzadas en la cabeza: Qué significa tenerlas

Hay personas que buscan en Internet información referida a por qué a veces sentimos punzadas en la cabeza. Si bien esto es más común de lo que se puede pensar, en realidad no existe ninguna patología que, de por sí, provoque este problema.

En principio no hay que darle importancia a este tipo de pinchazos, que pueden venir debidos a cansancio, o a un elevado nivel de tensión emocional.

No obstante si vemos que el problema persiste sí haríamos bien en visitar al médico de familia o de cabecera, en especial para que nos envíe a un especialista por si ocultara algo más grave. Como hemos dicho existen varias dolencias relacionadas con los pinchazos en la cabeza.

Cómo se origina las punzadas en la cabeza

Cómo se origina las punzadas en la cabeza

Por un lado está la que se conoce como neuralgia occipital, que se trata de un dolor que se genera en la parte de atrás de la cabeza, o parte posterior, y sólo en ocasiones en la parte del cuello más superior o incluso en la base del propio cráneo.

Esto sí que puede traer aparejado pinchazos en la cabeza por lo que no deberíamos descartar este tipo de patología.

A su vez otro tipo de neuralgia es la neuralgia migrañosa, que trae consigo dolores más intensificados que los normales en otras neuralgias, y que pueden tener lugar en nuestra cabeza hasta lugares como los ojos, la nuca o la sien, incluso hasta en nuestra mandíbula.

También se conoce a través de los médicos que las personas que sufren migraña normalmente, pueden sentir varias veces a lo largo del día diversas punzadas en la cabeza, o pequeños dolores muy breves en cuanto a tiempo, pero dolorosos y molestos igualmente.

Esto puede ir desde la sien hasta alrededor de los ojos, u otros lugares de la cabeza.

Cómo se trata las punzadas en la cabeza

Cómo se trata las punzadas en la cabeza

Según los expertos médicos este problema se puede tratar con medicamentos, pero lo normal es dejarlo ir ya que normalmente desaparecen con el tiempo y no aparecen hasta un tiempo después, alrededor de unas semanas.

Sin duda es una cosa un poco molesta, en especial cuando debemos estar alerta y atentos al trabajo o cualquier otra circunstancia que requiera de nosotros una demanda de atención.

Sin embargo, en los casos que esto no sucede para evitar tomar más medicamentos de lo común podemos elegir usar la paciencia, y esperar a que pase ya que después nos encontraremos mejor y fortalecidos, ya que siempre que empleamos este tipo de estrategia, la paciencia, después nos hacemos mejores.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.