Qué hacer con mi vida: Formas de invertir el dinero

En el presente artículo vamos a hablar de qué supone hoy en día tener algo de libertad financiera. A muchos esto os parecerá algo inasequible, algo muy difícil de abordar y que nadie puede llegar de forma absoluta a esta libertad de la que hablamos.

La crisis ha arreciado y todavía lo hace en España, en parte de Europa y en el mundo en general, y para muchos como digo seguramente os suene a una quimera hablaros de que podéis tener capacidad financiera.

Una libertad para liberarnos de las cargas de todos los gastos que tenéis y de la forma de vida casi de esclavitud que muchos llevamos debido a todo lo que tenemos que comprar cada día.

Aunque en Autoayudando siempre queremos lo mejor para nuestros lectores, también somos conscientes de nuestros propios límites, y es que creemos por otra parte que nadie sinceramente puede ofrecerle libertad financiera a nadie.

Qué hacer con mi vida

Qué hacer con mi vida

Y cuando digo a nadie decimos a nadie: ni leyendo ningún libro, ni vendiendo ningún vídeo, ni por audios, ni por ninguna conferencia ni en charlas que te dé nadie para como conseguir esta libertad que tanto ansiamos.

Pero una buena pregunta es ¿qué haces con tu vida? O más bien mejor es preguntar: ¿qué haces con tu dinero? ¿Para qué quieres esta libertad financiera y que ganarías tú mismo si tuvieras más dinero y este fuera para ti una fuente inagotable?

No hay que engañarse, si incluso la gente más rica comete delitos económicos y fiscales porque necesita más dinero del que tiene, cabe preguntarse si es del todo inteligente pensar que de verdad existe la libertad financiera.

Porque de nuevo nosotros creemos que el dinero tiene mucho que ver con querer siempre más, y que aunque tengas mucho siempre vas a querer más aún. Por lo tanto ¿quién me puede decir si de verdad llegamos a esa libertad alguna vez de la que tanto hablamos?

Qué hago con la economía

Qué hago con la economía

No hay que hacerse daño por leer estas líneas, no hay que machacarse. Pero es verdad que muchas veces nos imaginamos con mucho dinero pensando que se van a colmar todas nuestras necesidades.

Cuando la realidad nos dice que la ciencia económica y las necesidades del ser humano son prácticamente ilimitadas, porque el hombre siempre quiere más y mejor de aquello que ya tiene.

Por lo tanto opinamos que la vía más rápida de acercarse a la libertad financiera, que no hablamos de conseguirla puesto que eso sonaría a un éxito definitivo (recuerden las palabras de Winston Churchill: ningún éxito es definitivo ni ninguna derrota es para siempre) es necesitar menos.

Sí. Esa es una de las principales formas que tenemos de conseguir más libertad: necesitar menos. Como dice el proverbio «no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita».

Creencia finita

Creencia finita

Y no lo decimos para creer ingenuamente que este argumento te va a asegurar la vida. Aunque sí que te invitamos a que des un “pienso” a esta idea. A cómo sería que tuvieras millones euros, lo cuál creemos que te llevaría a querer todavía más dinero.

Y de ahí vienen muchas ambiciones rotas, y muchas amistades y matrimonios que se rompen por exceso de ambición. Un tipo de ambición que lo primero es que busca una libertad financiera para vivir de vacaciones todo el año y sin ningún tipo de carga ni ninguna responsabilidad.

Por lo tanto la mejor forma de acceder a esta libertad es ahorrando, gastando menos e intentando vivir sin dinero en la medida de lo que podamos. Porque en ninguna parte dice que la libertad financiera se tenga que equiparar al derroche y al lujo, e incluso casi a la gula y a la avaricia.

El dinero que tengamos tiene que servir para que vivamos con lo que necesitamos y de forma tranquila, y eso es a lo que aspira la libertad financiera de la que os hablamos. A vivir una vida ordenada, en compañía de tus seres queridos y sin demasiados sobresaltos, especialmente económicos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.