La Adversidad ¿Cómo Lograr Superarla?

Puede que muchos de vosotros coincidáis conmigo en que no nos gusta la adversidad. Por decir que no nos gusta lo que es la adversidad no significa que no queramos afrontarla, y hacernos cargo de ella, sencillamente decimos y reconocemos que el ser humano tiene una tendencia a querer vivir razonablemente tranquilo.

Por lo tanto, podemos llegar a un acuerdo prácticamente la casi totalidad de los seres humanos en el que diríamos que nos gusta vivir tranquilos, en lo que se puede y cuando se puede.

Pero sin embargo muchos de nosotros, si no todos, porque creo que en realidad somos todos los que tenemos que lidiar con ella, nos enfrentamos a la adversidad. Y pienso que la adversidad de por sí no tiene nada de malo, sino que es algo que nos estimula a seguir trabajando mejor y a seguir luchando y nunca pararnos.

Ser feliz ante la adversidad

En la compañía para saber que es la Adversidad

Pero lo importante en la adversidad no es si la tenemos o no, porque siempre vamos a vivir con ella, a convivir con ella. Lo importante de la adversidad es si le encontramos un sentido a las cosas malas que nos ocurren, porque si no lo hacemos difícilmente disfrutaremos de estas situaciones en las que nos va, aparentemente, mal.

Y cuando digo que nos va mal no digo que nos vaya mal por culpa nuestra, sino tal vez porque se unen y acumulan unos factores que hacen que no levantemos cabeza, como se suele decir popularmente.

Pero por otra parte ¿qué sentido le podemos encontrar a la adversidad? Tengo bastante claro que voy a vivir con problemas siempre, porque aunque he intentado evitarlos muchas veces, al final te das cuenta de que esto no es posible.

Y por lo tanto el sentido que le doy a la adversidad no es más que el mismo sentido que le doy, como si de la escuela se tratara, y mi profesor o mi profesora me mandaran tareas extras para hacer en casa.

en la compañía de la adversidad

Dale un sentido a tu vida frente a la Adversidad

Porque digamos que todos queremos vivir bien, todos queremos vivir tranquilos y tener la misma carga que el resto, y no más, si acaso sí menos. Pero no menos veces ocurre que en realidad los que tenemos más carga respecto a determinados aspectos vitales somos nosotros, y nos sentimos por así decir los discriminados por la propia vida.

Entonces el sentido que le doy como digo es, como si mi profesor o mi profesora me mandaran tareas extras para hacer en casa, pero por una sencilla razón que no es aleatoria ni arbitraria.

Me mandan tareas extras, o la vida me pone dificultades extras, precisamente porque conoce el talento que tengo en ese área, y quiere que lo desarrolle aún más.

La vida, en apariencia, o Dios si se quiere, quiere que ponga mi esfuerzo de lleno en un área en la que si no me mandara tareas extraordinarias o dificultades extraordinarias, nunca llegaría a llevarla al potencial al que de verdad necesito llevarla para hacer mi misión en la vida.

Ser feliz ante el resto que es la Adversidad

Ser feliz ante la adversidad

Mi misión en la vida que por otra parte no es otra que la de ser feliz haciendo las cosas que merecen la pena que sean hechas.

Por lo tanto no podemos acongojarnos cada vez que algo nos va mal, sino tomarlo con este sentido que digo, salvo que tengáis otro mejor. Tomándolo con el sentido de que es justo ahí donde se encuentran hace dificultades, donde encontramos a menudo nuestros mayores talentos.

Porque nosotros mismos vemos, o Dios ve o la vida misma entiende que nos puede ir mucho mejor en ese área si nos manda dificultades extraordinarias para que trabajemos mucho más ese talento que tenemos, y que muchas veces ni siquiera lo sabemos.

Por eso a partir de ahora cuando tengas dificultades que otros no tienen y te sientes discriminado o solo, intenta entender estas palabras que te he escrito a ti, personalmente.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.