Estas son las mejores preguntas para pensar

Todos tenemos inquietudes interiores que nos llevan a preguntas. Preguntas que normalmente dan lugar a respuestas aunque no siempre de forma fácil. Este artículo quiere discernir y hablar sobre un tema muy importante para todos, preguntas para pensar.

Ante la avalancha de inquietudes que tenemos en ocasiones sólo cabe preguntarse determinado tipo de cosas en orden a ser felices. Y esto se resume en una forma muy fácil, que es, que necesitamos resolver dilemas vitales para pasar a fases posteriores en la vida.

Fases a ser posible mejores. Por lo tanto cabe preguntarse, cómo hacernos preguntas vitales si lo queremos y, qué tipo de preguntas podemos tener en la vida para ayudarnos a pensar mejor.

Preguntas para pensar

Preguntas para pensar

Como el tipo de preguntas que den lugar a su vez a más preguntas, en lugar de las preguntas de respuesta fácil como qué voy a comer hoy o cómo vestiré mañana. Al final se trata de que necesitamos ganar confianza en nosotros mismos, y autoeficacia.

Debemos ser héroes de nuestras propias vidas o, por decirlo de otra manera, los protagonistas. Esto es así porque nadie va a resolver los dilemas y problemas que tenemos en la vida por nosotros, sino que somos nosotros mismos los que estamos llamados a esta tarea.

Y para esto entra aquí el coaching y el arte de preguntarse, ya que preguntarse en sí mismo es un arte y a la vez una ciencia que indaga más y más en nuestra propia identidad, en la de la vida y en nuestra espiritualidad.

Por eso, ¿qué más preguntas podemos hacernos para pensar? Ni más ni menos que las preguntas que nos lleven a amar la vida y amar a los demás como a nosotros mismos, mientras a su vez ganamos confianza en quienes somos y en lo que estamos llamados a hacer o a servir como meta en la vida.

Las dudas a partir de estas preguntas

Las dudas a partir de estas preguntas

De tal modo, si tenemos preguntas que nos generan ulteriores dudas y no nos dejan avanzar en la consecución de nuestras metas, debemos preguntarnos si son acaso las mejores preguntas que podemos hacernos.

Porque está claro que una buena pregunta nos va a llevar a más preguntas y posiblemente nunca nos va a dar respuestas fáciles como las que dan lugar a un sí o a un no.

Es así que de este modo, como describo, nuestras preguntas tienen que ser existenciales pero prácticas, aplicadas al fin de una realidad y no sólo a aquello que nos lleva a filosofar sin hacer movimiento alguno en nuestra vida.

Las preguntas para pensar han de ser preguntas que nos lleven a la acción con las cosas que aprendemos de nosotros mismos y de la vida, según vamos dando respuestas a las diferentes potencialidades que la vida ofrece y que nos genera el asombro que nos lleva, a su vez, a más preguntas. Pongo aquí algunos ejemplos de preguntas:

Esta pregunta da lugar después a más preguntas

Esta pregunta da lugar después a más preguntas

¿Qué hago aquí en la vida? ¿Qué estoy destinado a hacer en la vida? Esta pregunta nos puede ayudar a pensar sobre a qué hemos venido como meta a esta Tierra. ¿Con quién he de estar en esta vida? Esta pregunta nos ayudará a pensar cuál es el tipo de persona que más congenia con lo que venimos a hacer así como con nuestros valores, y con quienes somos.

Son pequeñas preguntas en cierto modo valiosas, porque con este tipo de preguntas, las cuales empezarán normalmente con un qué, quién, cómo, dónde, cuándo, o con quién, resolveremos todo tipo de dudas, si bien no al instante o en el momento pero sí a lo largo del tiempo.

Por eso es muy importante apuntar las preguntas que tenemos para pensar, porque de este modo no las dejaremos de lado y nunca se nos olvidará lo que hemos venido a hacer a este planeta.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.