Necesidades primarias

Se entiende por la necesidad diverso tipo de cosas dependiendo de la ciencia desde la que lo mencionemos o de la que hablamos.

Por ejemplo, las ciencias económicas establecen que el ser humano tiene un conjunto de necesidades básicas ante un conjunto limitado y por tanto, finito de bienes que hay en el medio.

En este caso vamos a hablar de las necesidades primarias, que son las necesidades más elementales del hombre o de las mujeres. Estas necesidades, son sencillamente aquellas que hacen que si no las tenemos suplidas, nos falte no sólo algo, sino algo muy básico.

Nos pueden llevar a la depresión si no las tenemos, y si no sabemos gestionar bien esta afrenta vital. Estas necesidades, para empezar y desde mi punto de vista forman todas partes del aspecto humano, que es lo único que necesitamos de verdad para vivir.

Además de otras necesidades como agua, comida, etcétera, que podamos tener. Todos podemos vivir con muchas cosas o con menos cosas, pero nadie puede vivir sin el aspecto humano. Sin cariño, sin calor, sin una mirada, sin un abrazo o que nuestra esposa nos dé la mano.

Esto es así, porque somos seres sociales, y necesitamos amor, pura y sencillamente amor. Habrá mucha gente que enfoque este tema desde un punto de vista más materialista, pero desde mi punto de vista, el del autor de este artículo, en realidad todo forma parte de la esfera del espíritu.

Todo ello aunque es verdad que haya cosas que se materializan en la realidad, y se confunden como si fueran distintas en lugar de hacer todo una sola. Por tanto, entre las necesidades primarias, aparte del vestido, calor, techo, comida y agua está el afecto.

Porque si tenemos todo para comer y para vivir pero no tuviéramos relaciones sociales de ningún tipo con nadie, no sería nada bueno, ¿verdad?. Y es que no se trata en la vida de acumular cosas sin fin, en el fondo si somos honestos con nosotros mismos siempre intentamos captar el afecto de los demás.

Y pensamos que los bienes materiales nos ayudarán a conseguir este objetivo. A veces no siempre es así, porque venderíamos nuestro propio carácter de mala forma, por intentar a base de bienes materiales y de estatus, y de riquezas, conseguir el afecto de los demás.

Pero el afecto verdadero no se mueve por esas esferas. El afecto verdadero es genuino, y no busca que alguien tenga un BMW o un Mercedes para que sea merecedor de afecto, salvo el amor puramente interesado el cual cada uno sabrá ahora o a su tiempo que no vale la pena.

Porque el amor interesado no es amor, es puro interés materialista y autosirviente para con uno mismo. Es decir, se sirve a uno mismo a costa de otros, y eso no es correcto ni está bien.

Por tanto, concluimos diciendo que las necesidades primarias del ser humano pasan por los afectos, ya sea con amigos, familiares, con los hijos, etc.

Y si no nos va bien en esta parte de la vida difícilmente sabremos encontrar satisfacción en el resto de cosas. Algo con lo que, en realidad, lo que haremos será buscarlas de forma irremisible e inmediata.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.