Mentoring: Conoce más sobre esta actividad

El mentoring es una actividad que ha cobrado importancia, en especial en los últimos años. Todos vivimos retos y cuando de un reto empresarial se trata, es decir cuando somos nosotros los que se tienen que poner el traje de ventas y de marketing, y salir a vender nuestros productos, creados personalmente por nosotros pueden venir y acaecer muchas dudas.

Es así como una actividad como el mentoring puede ayudar mucho a un emprendedor, una organización o a cualquier profesional, que quiera sacar adelante el reto de vender una nueva idea o producto.

Tanto si se trata de la formación inicial de una empresa, como si se trata de afianzar y consolidar este negocio, el mentoring es una herramienta muy eficaz para aprender a gestionar nuevos retos, que derivan de la actividad económica y empresarial que llevamos a cabo.

Numerosos casos y testimonios de éxito pueden decirnos más que muchos números, ya que detrás de todo balance y toda hoja de Excel con datos y resultados positivos en la planilla, hay muchos consejos y mucha formación no sólo en la materia dura del producto o idea que vendemos, sino también en cómo vender nuestra idea y ser creativos moviéndola por el mercado.

Origen de la palabra mentoring

Origen de la palabra mentoring

Existen mentores que acuden a congresos, intercambian información con otros mentores en sus mismas o parecidas circunstancias, lo que sin duda es una situación que enriquece mucho a todas las partes, de las cuales el principal beneficiado es después la persona que recibe estas enseñanzas y aprendizajes.

Pero ¿de dónde viene la palabra mentoring? La palabra o el término mentoring viene de la misma palabra «mentor», que ya sería escrito antaño por el poeta Homero.

La palabra mentor a todos nos dice algo positivo, algo así como tener un amigo y a la vez profesor, como un consejero fiel y a la vez persona grata y sabia, que está a nuestro servicio dándonos y brindándonos su sabiduría y consejos, para que llevemos a cabo con éxito aquello que nos hemos propuesto hacer.

Como decimos en la Odisea ya se hablaba de cuando Ulises tenía que prepararse para luchar la guerra de Troya, aunque para ello lamentablemente debería dejar a su suerte y sólo a sus hijo Telémaco, heredero único al trono.

Origen de la palabra mentoring

Historia de la palabra mentoring

Así fue como Ulises encargó a su fiel amigo, llamado Mentor, que formara y tutorizara a su hijo que Telémaco mientras el propio Ulises se encontraba fuera, luchando en la guerra de Troya. Como sabemos por los textos de algunos historiadores clásicos, tras la guerra Ulises sería condenado a viajar durante 10 años de travesía hacia ninguna parte, antes de volver a casa.

Así fue como finalmente el propio Telémaco fue en busca de su padre hasta que padre e hijo volvieron a estar juntos. Sin duda la figura del mentor es una figura muy importante para cualquiera, como hemos visto aquí.

Así que sin que haga falta que nos convirtamos en los herederos de Itaca, es verdad que en los círculos profesionales y empresariales, incluso en los círculos académicos y estudiantiles, la figura del mentor suena y pega cada vez con más fuerza.

Pero no es nada nuevo para algunos países de tradición anglosajona como los Estados Unidos, donde desde hace ya más de medio siglo en el ámbito universitario se estableció esta figura, que tan sólo se está implantando ahora en España.

Programas de mentoring

Programas de mentoring

Así, universidades como la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid tiene su propio programa de mentores, en los que estudiantes de últimos cursos tutorizan a su llegada a los nuevos alumnos que empiezan allí su andadura académica.

Pero no sólo de mentores profesionales está compuesto el elenco de personas que trabajan en este sector. Tanto organizaciones ONG, como famosos líderes e incluso presidentes del gobierno que ya no están en el cargo, traspasan fronteras para dar consejos sobre todo tipo de situaciones y materias, a personas que están en puestos decisivos donde tomar decisiones muy importantes y que pueden afectar a todos.

Por ejemplo, el mismo asesor de Al Gore de «The Climate Change» es Juan Verde, un gran referente en cuanto al campo de las renovables. Además de otras personas como Carsten Moser, expresidente de la Cámara Alemana de Comercio también ejerce como mentor para figuras clave, conociendo todos los entresijos del mercado europeo.

Por supuesto, son todos empresarios y mentores de gran talento con una trayectoria muy dilatada en su sector, así como grandes habilidades para transmitir lo que ha de saber cada uno. Y funciona.

Importancia del mentoring

Importancia del mentoring

Y no en vano, gran parte de las personas de éxito en el mundo empresarial piensan que la figura de un mentor en un momento dado de sus trayectorias, es un factor que ha hecho que más allá de las circunstancias, les animaran y fueran clave en su exitosa andadura profesional.

Pero es que el conocimiento es muy importante y eso lo sabemos cada uno de nosotros. Ya tanto hablemos de conocimiento a nivel personal como profesional, tanto si hablamos de hacer pequeñas tareas que nos faciliten la vida como si nos dan el éxito que deseamos, así como si deseamos rendir buenas cuentas a nuestro director o a nuestra empresa el conocimiento es clave.

Y compartirlo y transferirlo significa multiplicarlo y aumentar la retroalimentación que obtenemos con él. Por eso se dice que cuando alguien enseña en realidad está aprendiendo, a la vez que enseña.

Se trata de que cada persona, como piensa el coaching tiene un potencial muy grande y que a veces no se sabe cómo abrir ese potencial como si fuera un paracaídas

Potencialidad al desarrollar mentoring

Potencialidad al desarrollar mentoring

Y por eso hace falta un catalizador que haga que esta persona explosione en el sentido positivo de la palabra, abriéndose a su propio potencial y posibilidades.

Así el mentor o tutor, o un coach, ayudarían a enfrentarse con diversas técnicas a diferentes tipos problemas y perspectivas, ayudando a otorgar confianza al coachee o tutelado y, al que está ejerciendo de mentor dado, para que el mismo gane su propia iniciativa y confianza, y aprenda a conocerse a sí mismo para a su vez algún día además de tomar decisiones sensatas, ser mentor para alguien también.

Las diferentes situaciones que pueden existir en un proceso de mentoring serían las siguientes: Desde un inicio o etapa de construcción desde la base hasta un periodo de desarrollo, para después pasar a disolver la relación de mentor, y para que la persona aprenda a navegar por los caminos empresariales sólo.

Así, después, se recibirán los frutos y cada persona tenderá a ser un alguien con un trato de igual a igual con su mentor en un momento posterior dado.

Relación de confianza

Relación de confianza

Y esto es muy importante, ya que si bien es básico construir una relación de confianza y de ayuda a las personas que intentan obtener aprendizajes a través de los mentores, después cuando esto ha crecido debemos saber cortar la relación para que crezca otra relación nueva.

No una relación con un nuevo mentor sino con el mismo que nos ha tutelado durante tantos meses. Y así, pasar a hablar de igual a igual sin complejos de inferioridad sencillamente por el hecho de que ahora, nos vemos capaces de hacer lo que tenemos que hacer por nosotros mismos.

La etapa más bonita del mentor sin duda es cuando ves a alguien que viene “verde” y no sabe algo de un tema que le inquieta, pero que sencillamente necesita casi malamente saber. Y lo bonito es el hecho de verle crecer y florecer a nivel profesional y empresarial, hasta convertirse por así decirlo en alguien como tú o en uno de los tuyos en unos pocos meses.

Eso equivale a un proceso como el de transformar una oruga por una preciosa mariposa a través de un proceso transformación, en el que por supuesto habrá momentos más complicados que otros pero ante todo habrá ilusión y muchas satisfacciones, si se sabe celebrar el camino y no sólo el destino.

Proceso del mentoring

Proceso del mentoring

Así este proceso de mentor se iniciará en muchos ámbitos, como hemos mencionado y ante todo hay que distinguir y encontrar las semejanzas de un proceso de mentoring con un proceso de Coaching.

Si bien ambas son estrategias en las que se intenta desarrollar el potencial de la persona, es muy importante también en las dos poner en práctica todo lo que se aprende. Porque si se aprende y no se pone en práctica, se puede dar ese conocimiento por muerto, y eso en ningún caso va a ser positivo para alguien que intenta mejorar con honestidad.

A su vez esto que se aprende con un mentor no es nada sino poner en práctica situaciones de prueba, mediante la vida misma ya nadando tanto con delfines como con tiburones, para verse y ponerse a prueba con lo que va a ser la realidad desde ahora y siempre para todos, y no sólo tenerlo como un laboratorio de ideas para explorar si acaso nos hace falta alguna vez.

Por lo tanto como se ve un cierto nivel de coraje y valentía, es decir de actitud es básico junto con la productividad y la confianza en uno mismo, para salir adelante y que mientras trabaja de forma conjunta, forme parten las anterior algún día de nuestro comportamiento típico o habitual.

Diferencias entre el coaching y el mentoring

Diferencias entre el coaching y el mentoring

No obstante entre coaching y mentoring también existen diferencias, porque mientras el mentor es a nivel corporativo e interno, ya sea un superior o cualquiera relacionado con la propia firma del autorizado, esto lo puede hacer cualquier persona que no esté dentro de la misma organización.

A su vez, mientras el mentoring tiene un aspecto muy formal que se debe cuidar en todo momento para no romper con la dinámica corporativa, el coaching puede ser más informal ya que se da a nivel individual, a diferencia por otra parte del mentoring que puede ser grupal también.

Cuando el coaching es cierto que se orienta a cualquier persona interesada en crecer, se suele dirigir más a personas conscientes de un potencial no desarrollado y que puede ser consistente con las metas que se han propuesto para vivir, lo cual genera un gran impulso por mejorar y por convertirse en la persona que se quiere llegar a ser.

Por eso el coaching trata de desarrollar la persona mientras que el mentoring intenta centrarse en el rendimiento. Rendimiento que será positivo para la empresa independientemente del nivel de desarrollo de la persona.

Mentoring o coaching

¿Mentoring o coaching?

Todas estas son pequeñas diferencias que hay que tener en cuenta antes de saber si hemos de someternos a una sesión de coaching o mentoring. Por supuesto todo dependerá de nuestras prioridades.

Y es que se piensa que el mentoring a su vez y el coaching tienen un alto relación con el talento. Aunque el talento lo orientamos en el mentoring a la propia empresa organización, el coaching orienta a la persona para conciliar las metas que considera que son prioritarias en su vida.

Por eso hay personas que depende del ámbito laboral o profesional el que se muevan, necesitarán de mentoring bien coaching. El mentoring suele ser catalizar el potencial de cada uno y tiende a convertirlo en un buen modelo, que luego del que pueden beneficiarse también los demás.

Se entiende por ejemplo en coaching que la formación integral de una persona tiene mucho que ver también con lo que aporta a la sociedad. A su vez, el mentoring de una persona aporta a la sociedad mientras crece su organización, y en especial si tiene algún elemento de responsabilidad social corporativa y se ciñe la firma organización a ello.

Relación mentor y tutelado

Relación mentor y tutelado

De modo que la relación entre mentor y tutelado, ha de ser una relación de confianza en la que se sepan y se tengan claras las metas que se quieren lograr.

Así si se quiere uno someter por ejemplo a mentoring, has de tener muchas ganas de aprender y a su vez responsabilizarte de cualquier cosa que te suceda en el marco de la organización, siempre dentro de la razonable porque cierto que hay cosas que escapan a ti.

La curiosidad y ser inteligentes pueden sumar, pero nada sumará tanto como la actitud y el espíritu de autocrítica. Ser alguien flexible y ambicioso que quiere responsabilizarse de obtener su propio conocimiento y de todo lo que quiere aprender.

A su vez unas claras habilidades interpersonales harán que la relación sea más fluida entre el mentor y tutelado. Por lo tanto estas son algunas de las características, junto con la productividad y la capacidad interpersonal de relacionarse con su mentor, las que constituyen la base de una relación mentor tutelado fuerte y estable.

Los frutos del mentoring

Los frutos del mentoring

Una relación que dé lugar a frutos positivos tanto para ambas personas como para la propia organización.

No obstante hay que tener en cuenta que existen algunas barreras para el mentoring, barreras como la ausencia de espíritu autocrítico en los que aún aprenden y el no estar lo suficientemente motivador puede causar que la relación no dé todos los frutos que se esperaba.

Por eso no nos cansamos de decir que lo importante es la actitud para un tema de este tipo, puesto que sin actitud todo el tiempo que se emplee se puede decir que habrá sido desaprovechado y así la organización estará no sólo perdiendo tiempo y esfuerzo económico sino además la posibilidad de tener más potencial.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.