Memoria fotográfica: Conoce cómo lograrla

Me gustaría hacerle al lector una pregunta. ¿Cuántas veces a lo largo de su vida se ha visto empujado a tener que memorizar? ¿Cuántas veces ha querido aprender algo, y le ha resultado difícil?

¿Cuántas veces has soñado con ser muy bueno en algo, que le haya hecho falta aprender con esfuerzo y disciplina para poder ser bueno en ello como decimos? Estáis en lo cierto si pensáis que el aprendizaje es una base muy importante para desarrollar bien casi cualquier actividad.

No hace falta ser profesor o estudiante de Harvard para pensar que tenemos que estudiar de cuando en cuando cosas que nos interesen. Tenemos que estudiar porque así desempeñamos mejor nuestra profesión o actividad, e incluso nuestros hobbies en el tiempo libre.

Dicen que la memoria es una estupenda compañera puesto que cada vez que recuerdas algo, vives dos veces. Y esto tiene una gran explicación porque una cosa es experimentar una realidad, y otra cosa es recordarla y rememorarla lo cuál es lo que de verdad añade satisfacción vital a la vida.

Cómo lograr tener una memoria fotográfica

Cómo lograr tener una memoria fotográfica

Por supuesto no podemos vivir siempre de la memoria, ni tampoco de los recuerdos. Hay muchas cosas nuevas que hacer para no pararnos en la vida y evitar empeorar de ese modo.

Pero ya puestos a recordar vamos a pensar que haríamos si no recordaremos nunca los olores, las palabras que los demás nos dicen, o simplemente imágenes muy vívidas de cosas que nos han sucedido.

Así como hay calles de ciudades, o como diríamos cuando vamos de vacaciones por ejemplo a prendernos cómo era el camino del hotel al punto más agradable de todos los que tenemos para visitar. Y que tal vez visitábamos varias veces. Como digo en este caso rememorar o recordar significa vivir una segunda vez, la vez el recuerdo y no de la realidad.

Y si bien es cierto que a través de la memoria podemos tener una tendencia a embellecer cosas que en principio no eran tan buenas, por otra parte a la vez que recordamos podemos aprender y sacar conclusiones nuevas en las que antes no habíamos caído o de las cuales no nos habíamos percatado.

La memoria fotográfica es fundamental

La memoria fotográfica es fundamental

Por eso aquí vamos a hablar brevemente de una memoria fundamental que es la memoria fotográfica. Todos, sino casi todos, hemos escuchado historias tremendas de personas que les subían a un helicóptero para que vieran cómo era el marcado de las calles y después eran capaces de dibujarlo perfectamente llegados a tierra de nuevo.

Sin duda este es un papel demostrando así como una obtención de una grandísima capacidad de memoria fotográfica. Tal era el caso de un afectado por el síndrome de Asperger, que aunque tiene una patología tenía una habilidad brutal y un talento infinito para este tipo de cosas.

Y a todos nos gustaría en cierto modo tener una mejor memoria fotográfica, puesto que en algún momento de la vida siempre, me atrevería a decir, hemos recurrido a ella.

Para recordar cómo llegar a la casa de un amigo, o simplemente para volver en un camino a un sendero en la sierra de Madrid, tenemos que recordar por donde vemos pasado para después no perdernos y ahí entra en juego esta memoria fotográfica de la que hablamos.

Tipos de memoria fotográfica

Tipos de memoria fotográfica

Por tanto del mismo modo que existen diferentes tipos de inteligencias, también existen diferentes tipos de memoria y es importante tratar al menos de ser conscientes de en qué momento recurrimos a ellas.

Y si bien no siempre tenemos tiempo, y a veces ni ganas de ponernos a fabricar este tipo de formación es que nos hacemos a nosotros mismos, que al menos es importante que nos demos cuenta de la importancia de la memoria fotográfica para, en especial, determinadas profesiones.

Incluso si no encuentras las llaves de tu casa, una nítida imagen ven

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.