Maltrato infantil: físico y psicológico

Por maltrato entendemos, en ocasiones, cualquier cosa que sea comportamiento negligente con los demás.

No obstante, no todo lo que hacemos malo a los demás significa maltrato. Se trata de que la palabra «maltratar» tiene su propio significado, y debemos saber en qué consiste para no dar por hecho que sabemos de qué hablamos.

Se trata de una agresión que siempre se hace adrede, a propósito. Es decir es intencional y por supuesto acarrea dolo y daño. Y hablamos en concreto de relaciones cercanas, de personas que por razón de sangre o consanguinidad, o incluso amistad o en una relación de pareja se deben cuidado y amor, frente al cual en su lugar dan lo contrario instigando el odio y el rencor hacia ellos.

Por eso cabe destacar que no se trata de nada accidental, sino que es algo que se hace como hemos dicho a propósito y a sabiendas. Puede haber varios tipos de maltrato. Normalmente nos vamos a referir a maltrato físico y a maltrato emocional.

Tipo de maltrato infantil

Tipo de maltrato infantil

El maltrato físico puede ser cualquier tipo de ataque o agresión en la que hace falta usar la fuerza para causar daño. Incluso a veces, lamentablemente se llega demasiado lejos y se causan lesiones e incluso la muerte.

Es decir, el maltrato puede ser fatal, por lo que no hay que andar con medidas pequeñas para arreglar este tipo de problemas, sino ir a la raíz y ser duro con este problema.

No hace falta decir de qué formas podemos maltratar a alguien, ya que existen múltiples, y muchos tipos y formas de hacer daño a alguien. Pero eso no es lo interesante de este artículo, porque de lo que queremos hablar es de cómo salir y prevenir esta situación.

En cuanto al maltrato emocional es lo más habitual, y puede ser tan malo como el propio maltrato físico, en especial para la salud mental. Puede ser una forma muy sutil de maltratar a alguien, entre la que destacan su sentido de ser persona así como su bienestar.

El maltrato psicológico

El maltrato psicológico

Por ejemplo, frases como «¿por qué estás tan serio?» cuando sencillamente estás normal, junto al hecho de que te provoquen con ello hasta que te enfades y te causen molestias, sería una forma sutil de maltrato.

En definitiva se trata de que ponen en riesgo tu identidad, como personalidad propia y única y deciden no dejarte tranquilo ni “respirar”. Por ejemplo también puede formar parte del maltrato echar a alguien de casa cuando no tiene lo suficiente para vivir fuera de ella, ni siquiera la edad.

Puede haber muchos tipos de maltrato emocional o psicológico y, como decimos, tampoco se ha de subestimar este tipo de negligencia contra los niños. Además, se estima que hasta una de cada cuatro personas que hoy vive en edad adulta, puede haber sufrido maltrato alguna vez en su vida de cuando eran niños.

En especial, en cuanto a abusos lo mejor es tener unos padres inteligentes y que lean, que tengan una vida estructurada y ordenada, y que crean en algo más allá que ellos mismos, como es Dios.

Superar el abuso

Superar el abuso

Porque si no acabarán creyendo en cualquier otra cosa, de modo que nada les parará cuando tengan que abofetearte o maltratarte, y lo verán adecuado para ti aunque estén altamente equivocados.

Por supuesto, el maltrato puede venir tanto de tu padre como de tu madre. Tu madre, por ser más cariñosa y caritativa, tal vez por ser de sexo femenino, no deja de ser quién te maltrata si se porta muy mal contigo.

Pero también, además de estos que hemos mencionado, existe el maltrato que se ejerce contra un empleado, de un amigo a otro amigo o de una hermana contra su hermano.

Vivimos en un mundo a veces cruel y violento, y hay que tener cuidado de cómo y por dónde nos movemos. El maltrato infantil o maltrato contra la infancia, es el caso que tratamos aquí, porque cada caso necesita una modalidad diferente de reparar el daño causado, así como de prevenir y frenar el daño que se produce.

Origen de la violencia

Origen de la violencia

Por ejemplo, vamos a imaginar que tienes un progenitor alcohólico, y que nada más entra en casa da un portazo, y tú ya tienes miedo de lo que vas a oír. Padres que discuten, ambientes altamente disfuncionales donde ningún niño podría nacer, crecer o vivir sano.

Empezamos a tener miedo de nuestro propio padre y pensamos que qué puede ser de nosotros y, más aún, de él. Claro, que mucha gente se da cuenta de que hay gente que bebe demasiado, y es que el alcoholismo cambia la personalidad de las personas y las vuelven agresivas o inestables.

Se dice y no sin razón que el alcoholismo es, más que un mal hábito, una enfermedad. Alguien alcohólico necesita una ayuda muy fuerte para evitar este problema, porque nadie obliga a nadie a beber y quien bebe mucho tiene un problema.

Un problema tan grave como si, por ejemplo, tienes un padre agresivo de por sí o con cualquier otro tipo de problema, que hace que la vida de los niños y los adolescentes se veces casi un infierno.

Secuelas en la adolescencia

Secuelas en la adolescencia

A los altibajos de la edad adolescente, se le unen los problemas en casa que otros jóvenes no tienen la mala suerte de vivir. Lo que puede ser una bomba.

Cuando hablamos de maltrato infantil o maltrato a menores, lo que solemos decir es que se refiere a personas que tienen menos de 18 años. Las consecuencias del maltrato infantil podrían durar toda una vida.

Así es, sus consecuencias podrían ser el hecho de adquirir muchos y diferentes malos hábitos, como consecuencia de tratar de compensar lo mal que se pasa en esos momentos, por algo que nos dé algo de autoestima, aunque sea falsa.

Por eso, quien ha sufrido de niños malos tratos luego puede tener depresiones, o llegar a comportamientos de alto riesgo, incluso de tipo sexual o incluso embarazos no deseados y hasta el aborto.

También las drogas y el alcohol están a la orden del día para alguien que ha sido maltratado y no lo ha terminado de superar. Por eso, no hablamos de una cosa pequeña sino de algo que puede causar problemas para toda una vida, lo cual no es algo a menospreciar.

cómo prevenir el maltrato infantil

Cómo prevenir el maltrato infantil

Para prevenir el maltrato a los niños, o el maltrato infantil, hay que intentar ofrecer un entorno seguro a nivel psíquico y social, en el que los niños pueden hablar y contar cómo se sienten en casa.

Así, hay que educar a los niños para que aprendan a decir «no» y que sepan también ver cuando están siendo abusados. Porque muchas veces los niños no saben ni que se abusa de ellos, dado que no tienen la perspectiva necesaria para tomar distancia y verlo con claridad.

Y así, con ayuda de especialistas médicos, psicólogos y otros trabajadores sociales e incluso educadores sociales, se puede intentar hacer que un niño perciba como está siendo tratado en casa, y ayudarle a salir de esa mala situación.

Por supuesto, un niño no puede tener su propia casa ni vivir de forma autónoma. Pero aun así si no se hace nada será incluso peor después, más tarde, cuando el daño este hecho y posiblemente ya no se pueda ni reparar.

Buscas:

  • maltrato infantil
  • violencia infantil

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.