La vida sigue: Lo que puedes hacer después de todo

La vida sigue y ¡por qué iba a ser de otra manera!, ¿no es así? ¿No es lo correcto? No digo que tengamos que estar siempre de fiesta, y que tengamos que estar siempre contentos cuando sencillamente no nos apetece para nada.

Bueno, consideremos – es cierto – a la familia y amigos. Tampoco ellos tienen que ser los que aguanten nuestros problemas. Pero una cosa sí es cierta, la vida sigue y hay que dejar ir a veces muchas cosas e incluso, también y cómo no, porque no somos diferentes al resto, a nosotros mismos. Esto es, a nuestras antiguas personalidades.

Porque esto es así. Nos guste o no todos tenemos un destino que cumplir, y si no cumplimos ese destino siempre estaremos insatisfechos. Así de fácil. Eso no significa como digo que no nos duelan las cosas. Porque nos duelen, ¿o no?, ¿o no es cierto y además mucho? Pero conviene no pasar mucho tiempo en ellas, y menos culpándonos.

La vida sigue y no para

La vida sigue y no para

Por qué. Brillante pregunta. Porque la culpa es una bestia que viene a depredarnos y a por nosotros directamente, sin pensar en a quién arrampla y a quién se lleva por delante.

Por eso siempre hay que mirar hacia adelante pero dejando los muebles bien asentados para construir desde ahí nuestra nueva casa. En el cielo, preferiblemente. Y no hace falta que nadie se tome a broma esto que digo. Es cierto.

Sé que suena muy metafórico pero es una buena metáfora, porque no significa olvidarnos de nosotros mismos y seguir hacia adelante como si no hubiéramos vivido antes. No hemos nacido ayer, ni hoy.

Dejar todo lo malo atrás

Dejar todo lo malo atrás

Se trata e recoger lo que no sirve y de no coger lo que no sirve y así, mirar hacia adelante al futuro con optimismo, casi como decía Rajoy pero un poco más en serio. Al menos para el resto de los mortales.

Así que no olvides recordar estas palabras, vive mirando hacia adelante y olvida el pasado pero aprende primero, y esta es una de las principales premisas para ser felices, a mirar al futuro viviendo el presente sin olvidar el pasado. ¡Menuda frase!

Dejando de lado todo resentimiento y rencor, que son pesos pesados de la discordia y que no nos dejan mirar adelante, ni nos dejan vivir con plenas garantías de felicidad del futuro. O como poco y al menos, no nos dejan ni intentarlo porque nos derrotan y nos llevan hasta la muerte final, que es la del espíritu.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.