La tristeza: Cuáles son las formas para poder superarla

La tristeza puede ser algo que queramos evitar a todo precio, aunque no siempre ha de ser así necesariamente. Existen muchas situaciones en las que la tristeza es un gran aliado para nuestras vidas, porque de hecho ocurre que gracias a la tristeza procesamos fenómenos que no nos gustan de nuestra vida.

Pero los procesamos de tal manera que los asumimos y los validamos, como cosas que al final se convertirán en positivas si lo hemos hecho bien sin culpar a nadie. Si yo por ejemplo tengo una situación muy mala en el trabajo o con mi pareja, y ocurre algo sumamente negativo para mi vida, o que al menos yo lo percibo así, no es motivo para culpar a nadie sino para asimilar la tristeza que voy a sentir.

Motivos de la tristeza

Motivos de la tristeza

Pero esto tiene su razón de ser, porque no se trata de estar sonrientes a todas horas sino que a veces también hay que ser menos felices de lo que seríamos sin tristeza, aparte de otras cosas. Otras cosas como que estar triste no significa no ser feliz, porque lo contrario de la felicidad no es la tristeza, sino el sufrimiento.

E incluso el sufrimiento nos hace felices por lo que ¿por qué íbamos a desalentarnos por la tristeza? Cuando tenemos tristeza experimentamos sentimientos que sí, son desagradables, pero no debemos pensar que somos nosotros nuestros sentimientos, sino que me debemos tenerlos por algo pasajero en nuestra vida.

Es verdad que hay que ser cuidadoso tomando decisiones, para no buscar sufrimiento innecesario o tristeza innecesaria, pero se puede decir también que la tristeza es, en cierto modo, terapéutica. Y la tristeza es terapéutica por el mero hecho de que nos ayuda, como hemos mencionado antes, a asimilar las cosas.

Superar la tristeza

Superar la tristeza

Para asimilar que las cosas no son como nos gustaría al principio, pero que podemos hacer de nuestra capa un sayo y defendernos patas arriba de la situación, hasta que logremos hacernos con ella bien.

¿A quien no le han pasado cosas que no le gustan? A todos, absolutamente a todos, y deviene también nuestra sensación de dominar nuestra tolerancia a la frustración, que a veces viene junto a la tristeza.

La tolerancia a la frustración es un concepto que, como digo, se puede asociar a la tristeza porque también nos trae sentimientos desagradables en principio, pero que nos ayudan a asimilar o a adaptarnos a la situación.

Qué hacer con la tristeza

Qué hacer con la tristeza

¿Qué sería de nosotros si siempre nos gustara todo lo que nos ocurre? Seríamos como bebés o como niños, que nunca han sufrido y nunca ven las cosas ni lo que valen en la vida. Por eso incluso hay que alegrarse de que a veces sufrimos y a veces también tenemos tristeza, porque esto nos lleva a ser la persona a la que estamos llamados a ser.

Y eso es algo muy valioso, el mero hecho de valorar y que nos demos cuenta de este hecho. Que no todo el mundo es consciente de lo que valen las cosas, y que cuando sufrimos la tristeza con dignidad después nos queda un regusto o un sabor muy bueno, de que hemos hecho las cosas bien.

Por eso, más que decir que hay que buscarse problemas, no diré eso sino que diré que cuando éstos vengan hay que alegrarse, porque significa que vamos a hacer algo muy bueno si lo hacemos bien.

Buscas:

  • tristeza

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.