La lectura y el coaching: Dos herramientas imprescindible en la vida

Leyendo aprendemos múltiples cosas, así como que hacemos todo tipo de cosas que en la vida real no somos capaces de hacer. No somos capaces de llevar determinadas cosas a cabo porque no disponemos de los medios que necesitamos para ello.

El ser humano ha sido un ser que siempre ha hablado, que siempre ha tratado de transmitir conocimiento, y de adquirirlo. De ahí la importancia del lenguaje y de comprender qué queremos decir, en este caso, por lenguaje.

Muy a menudo los conceptos que tratamos son puras construcciones terminológicas, construcciones del lenguaje, lenguaje que conforma después los esquemas de nuestra cultura, de modo que lo que entendemos por cada uno de los objetos que vemos a nuestro alrededor, está muchas veces determinado por las connotaciones que desprende el término que empleamos para nombrarlo.

La lectura y el coaching

La lectura y el coaching

Si yo tengo una cuchara, esa cuchara no es sólo una cuchara. Así es, no es sólo lo que veo. Es lo que veo junto con el término «cuchara» con todas las connotaciones que para mí tenga esa palabra. Eso es importante, puesto que de algún modo de esa forma adquirimos prejuicios o las llamadas ideas preconcebidas, no en el sentido negativo – en éste caso – sino en el sentido de connotaciones de lo que nos pueda decir cada palabra que empleamos, escuchamos o leemos.

Así nos hacemos grandes lectores. Y para hacernos grandes lectores la actitud, la disciplina y el coaching también te puede ayudar a ello. Una persona que intenta mejorar su vida tiene que adquirir el hábito de leer buenos libros, ya que si no en cierto modo está “perdido”.

Durante nuestro día a día recibimos multitud de estímulos negativos que nos incitan a pensar que no hay optimismo en la vida ni esperanza. Por eso un buen libro te puede ayudar a recargar las pilas psicológicas y poner tu mente en la meta que quieres lograr.

Aprendemos desde pequeños a leer, y en ese momento construimos el andamiaje fundamental de lo que será nuestro trayectoria en nuestra vida lectora. Acudimos a los libros, y a veces siempre repetimos el mismo libro porque es una verdadera fuente de inspiración para nosotros, que nos motiva para todo lo que podamos conseguir en la vida.

Herramientas de vida

Herramientas de vida

De modo que esos son los buenos libros, nuestros buenos libros, la auténtica buena lectura. Por eso es importante ya seamos padres o no, vivamos de forma independiente o no o incluso con nuestros propios padres, que creemos el estímulo necesario para leer siempre, de forma habitual.

Es lo que se llama tener un entorno estimulante y enriquecedor, constructivo, que nos tenemos que crear nosotros mismos en cuanto tenemos un poco de edad para hacer las cosas adecuadas, en el momento idóneo para ello. Por desgracia no todas las personas saben esto y hay muchas que pierden los beneficios que da leer los libros adecuados, a la hora de obtener sus metas. Estas personas a menudo no conocen historias de éxito de otras personas que a través de los libros si podrían llegar a conocer, lo cuál les motivaría.

O sencillamente no saben cómo hay que hacer determinadas cosas para tener éxito en la vida, entendiendo por éxito nuestro sentimiento interior de hacer las cosas bien. Por eso tenemos que coger la rutina de leer siempre, o de buscar un sitio donde nos obliguemos a hacerlo si no nos gusta demasiado. Hasta que nos empiece a gustar más.

En el metro, en la parada del autobús, en los tiempos de espera o antes de que venga el profesor a clase, éstos son todos buenos lugares para leer. Sin duda un ambiente estructurado puede ayudarnos a conseguir nuestras metas y para ello la lectura es muy importante.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.