Escucha activa: Aprende a cómo desarrollarla

El hombre o el ser humano es una especie que disfruta cuando hace las cosas bien. Al menos nos ayuda pensar así como pensar que queremos hacer las cosas de la manera correcta, puesto que esto es una cosa que nos da más ventajas que inconvenientes.

Al fin de al cabo, las cosas si se hacen mal hay que repetirlas de nuevo, causando el doble trabajo con las consecuentes molestias.

Como el ser humano convive con otros seres humanos en una sociedad, en la que desde mi punto de vista no solo nos gusta ser aceptados, sino también sentir que somos queridos, al menos por las personas más significativas en nuestras vidas, la comunicación al ser seres sociales juega un rol fundamental.

Y es de este modo, comunicándonos y a través del proceso de hablar y escuchar, intercambiamos opiniones y pareceres, que nos hacen entendernos y comprendernos con los demás.

Qué es la escucha activa

Qué es la escucha activa

Es normal, porque como dijo el monje Thomas Merton, ningún hombre es una isla. Lo que quiero decir es que necesitamos comunicarnos y escuchar activamente lo que los demás nos tienen que decir.

Naturalmente existen muchas formas y técnicas para escuchar activamente. Pero yo ahora aquí me orientaré para escribir este artículo desde el punto de vista de la empatía.

Porque más allá de respetar el turno de palabra de cada uno, y de no caer en errores como el del síndrome del experto, pienso que todo es más fácil de entender si ponemos un poco de empatía al asunto.

Simplemente intento decir que lo que tenemos que hacer a la hora de escuchar en una conversación es evitar hacer aquello que no nos gusta que nos hagan. Por ejemplo, interrumpir, dar por sentado que sabemos lo que nos van a decir y contestar antes de que nos respondan, son cosas molestas por nuestro interlocutor.

Técnicas para una correcta escucha activa

Técnicas para una correcta escucha activa

Por eso en el proceso de comunicación la escucha activa es tan importante, primero para no molestarnos mutuamente y en segundo lugar para no tener que repetir las frases y las palabras.

Imagínate la situación en la que es imprescindible prestar atención, y ya no hablo de una clase en el instituto o en la universidad. Imaginamos que somos policías o que trabajamos en una ambulancia, y nos transmiten por walkie talkie una información importante.

Pienso que en este ejemplo es más fácil comprender por qué no debemos interrumpir, ni cometer otras malas prácticas que van en contra de la escucha activa. A veces hay cosas que son literalmente de vida o muerte, y debemos saber dónde debemos permanecer y dónde está nuestro lugar en la conversación.

Porque como digo, simplemente hay días en los que no podemos permitirnos el lujo de no enterarnos a la primera de aquello que nos tienen que decir.

Cómo aplicar de forma correcta la escucha activa

Cómo aplicar de forma correcta la escucha activa

Y si bien por ejemplo hablando con nuestra esposa o en sus amigos no hay ningún problema en repetir las veces que hagan falta, lo que no entendamos, hay situaciones en las que debemos estar entrenados y ser más inteligentes a la hora de escuchar.

Si resultara el caso en el que de verdad hemos escuchado activamente y bien, pero aún así seguimos sin comprender el mensaje, también es posible que nuestro interlocutor se haya expresado mal o de forma complicada, oscura o poco clara.

En ese caso tendremos que hacer las preguntas pertinentes para lograr entender el significado de aquello que nos quieren transmitir en realidad. Porque es por eso como digo que es importante estar entrenados desde ahora.

No que suceda sólo que vamos a escuchar activamente cuando sea importante la conversación. Porque la escucha activa además es otra forma de crecer personalmente y de desarrollar nuestras habilidades y aptitudes, y desarrolla la concentración y nos hace más inteligentes a largo plazo.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.