Hedonismo: De qué se trata esta escuela

Dentro de las diversas escuelas filosóficas de la antigua Grecia, destacan escuelas tan importantes para hoy día como el estoicismo y el hedonismo. En esta ocasión nos vamos a centrar en el hedonismo.

El hedonismo es, para que nos entendamos, la ciencia de darnos caprichos y atender a todo placer corporal o psicológico que nos podamos dar a nosotros mismos. Cabe destacar que la filosofía del hedonismo, como escuela de pensamiento trajo multitud de adeptos que incluso hoy día existen también en nuestros tiempos.

Pero dicen, al menos muchos expertos, que el hedonismo no trae la felicidad como se podría pensar. Su creador fue Epicúreo, y aunque muchos epicúreanos de hoy día intentan ser felices a través del placer, al parecer esto tiene muchos límites para la felicidad humana.

Por ejemplo, frente a las virtudes de la temperancia y del autocontrol, el hedonismo al menos el hedonismo a corto plazo nos invita a sentir placer en todo momento para dar sentido a nuestras vidas, que es de lo que trata al final la filosofía.

Tipo de hedonismo

Tipo de hedonismo

Pero existen formas mucho más sanas dentro del hedonismo, como el hedonismo a largo plazo, que nos invita a vivir la vida al máximo pero siempre sabiendo que tal vez haya un mañana y que tal vez, también, haya que hacerse cargo con lo que hagamos hoy para vivir ese mañana felices.

Por lo tanto si cometemos locuras hoy en virtud de nuestro hedonismo, mañana podemos arrepentirnos de modo que lo mejor que se puede decir para estos casos es que hay que disfrutar hoy pero pensando en el mañana.

Pero el hedonismo está más extendido de lo que parece en nuestros tiempos, en los que parece que hay valores que son más laxos que los ha habido en otras épocas. La escuela de Epicúreo nos decía también que existen varios tipos de placer, algunos de los cuales eran deseos legítimos y necesarios mientras que otros eran deseos prescindibles y que nos traerían más dolor que placer.

Los deseos hedonismo

Los deseos

Lo mejor era perseguir deseos necesarios, como el deseo de sentirnos queridos o de comer una tableta de chocolate que nos hace sentir bien, y que no es tan insano como más de uno podría pensar.

Tampoco deberíamos arriesgar cosas tan importantes para nosotros como la salud o la amistad, o incluso un puesto de trabajo por el mero hecho de sentirnos bien en un momento determinado: en el instante del ahora.

Y a la vez el placer compuesto de deseos innecesarios o artificiosos, habría que evitarlo según Epicúreo, porque nos iban a traer placer ahora pero dolor mañana y durante mucho más tiempo, por lo tanto dejaría de ser hedonismo como estipulaba su creador.

Hedonismo universal

Hedonismo universal

Lamentablemente de Epicúreo nos han llegado no demasiadas cosas puesto que en la Edad Media se quemaron muchos artículos y escritos, aunque no obstante parece ser el hedonismo más universal de lo que parece, por lo que no es tan difícil saber en qué consistía incluso sin leer mucho.

Al final se trata de que cada uno de los seres humanos tiene el potencial de sentir placer y dolor, aunque luego a la vez hubo otros importantes humanistas y filósofos, como el psiquiatra Viktor Frankl, que estuvo en los campos de concentración nazis y que opinaba que el hombre no buscaban el placer o evitar el dolor, sino tener un sentido en su vida.

Por lo tanto vemos cómo existen diversas posturas ante la vida y en general, somos nosotros y nadie más los que debemos elegir qué actitud tomar, cargando con la responsabilidad de aquello que nos ocurra bueno y malo después, y poniendo siempre la atención en mejorar lo cuando haga falta.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.