Gestión del estrés: Formas efectivas para lograr superarlo

Que levante la mano a quién le gusta estar estresado o muy estresado. Dudo mucho que a nadie le guste a nadie estar estresado. Tanto como a mí, que no soy ni más ni menos que nadie tampoco.

Pero lo cierto es que, a veces, tenemos que lidiar con el estrés, y no pocas veces, con la gestión de éste mismo estrés, y es que el estrés puede venir determinado por múltiples causas.

Muchas veces es estrés laboral, mientras que otras veces, sencillamente, nos metemos en demasiados problemas a la vez lo que hace que, como se suele decir, no demos abasto.

Gestión del estrés

Gestión del estrés

Pero no sólo se estresan las personas, también los animales, e incluso las cosas aunque no lo hagan a nivel nervioso, si que lo harán a nivel de erosión, e incluso entidades abstractas como los mercados financieros y bancarios, a los cuales se les somete a los ya conocidos como test de estrés.

En realidad, el estrés está, como se dice coloquialmente “ahí” y no hay forma de evitar que en determinados momentos, nos sintamos más nerviosos y ansiosos a causa del estrés, que en otras ocasiones cuando estamos por suerte algo más tranquilos.

Ante la pregunta que muchos se hacen de si todo estrés es malo, la respuesta es que no. También existe estrés positivo, que nos trae cosas buenas. Este estrés positivo es el tipo de nerviosismo, o mejor dicho energía positiva que en forma de adrenalina nos impulsa a hacer las cosas más rápido.

Se da, cuando por ejemplo, trabajas en una tienda en la que tienes que atender a muchos clientes a la vez y tu cuerpo reacciona, dándote energía extra para superar el reto, aunque luego, es verdad que sí puede que estés más cansado.

Es necesario el estrés

¿Es necesario el estrés?

Pero no hay motivos para tener ese estrés de más cuando es negativo, puesto que si es estrés bien gestionado y, ya que hablamos de gestión del estrés, vamos a pensar que puede hacer que a veces sintamos que no podemos con las situaciones estresándonos, más aún.

Para gestionar este estrés y, en primer lugar, tenemos que tener claro que las actividades estructuradas en la vida siempre son más fáciles de llevar a nivel de estrés, que las experiencias totalmente aleatorias a las cuales no podemos encontrar ningún patrón con el que autorregularnos.

Porque, por poner un ejemplo, si yo sé que tengo un cliente en mi carnicería cada diez minutos, me organizaré el tiempo de tal modo que intentaré aprovechar los diez minutos de modo que, a su vez, esté listo para cuando venga el siguiente cliente.

Y posiblemente, aunque actuaré de forma rápida, esto no significará que lo haga de forma nerviosa o ansiosa en el sentido negativo de la palabra.

Clave para la gestión del estrés

Clave para la gestión del estrés

De tal modo que ¿cómo podemos gestionar el estrés? Pues, una de las claves reside sobre todo en tener técnicas mentales para gestionar situaciones que nos invitan a ponernos nervioso y, a la vez, que nos aprendamos formas de trabajar que no nos sienten tan mal a nosotros personalmente. Para estar a gusto en los sitios.

Existen muchas formas de trabajar, naturalmente, por eso nosotros tenemos que encontrar la que nos sirva, para hacer lo que debamos, pero sin sufrir por apretar demasiado el acelerador de la tensión y de querer hacer las cosas ya, y rápido, para así poder coger, en un entorno laboral, más proyectos por trabajar de forma amena y ser productivos.

Por lo tanto, vamos a verlo así, vamos a considerar que el estrés es conquistable y que no estamos destinados por definición, a sentir siempre el mismo índice de este estrés.

Ya que así, sabremos que es responsabilidad nuestra también, la forma en la que afrontamos ese humano estrés extra, que algo bueno que podemos hacer porque si, al contrario, no contamos a los demás lo que nos pasa, nunca lo solucionaremos los problemas ni trabajeremos con facilidad.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.