Frases de desesperación que mermar nuestra voluntad disciplina

Con frases como «no puedo hacerlo», frases como «nunca vas a lograr esto» o «nunca voy a lograr nada», no hacemos sino mermar nuestra voluntad y nuestra disciplina, causando desasosiego en nosotros.

Si no podemos lograr algo tenemos que mirar adelante y ver qué otra cosa podemos hacer, para que miremos a un lugar más positivo, eso sí, sin olvidar la posible experiencia de aprendizaje que hayamos podido tener.

Todos hemos tenido momentos de desesperación, todos y digo que yo también. Aunque aún no lo he reconocido abiertamente, hay cosas que todavía en el futuro veré como actos propios de desesperación.

frases de desesperación

Frases de desesperación

Pero para estas circunstancias de nada sirve decir ninguna frase de desesperación. Porque no nos va a ayudar a nada. Si acaso desesperarnos ayudara a que hiciéramos mejor las cosas en el futuro, sin duda sería una cosa muy útil.

Pero lamentablemente no lo es. No es nada útil, es algo a lamentar y a no hacer más, del mismo modo que, permitiéndome la expresión, un pequeño bebé pone sus deshechos en los pañales. No sirve para nada desesperarse. Y esto lo quiero remarcar mucho.

Es cierto que desesperarnos implica falta de coraje, y no es menos cierto que no tenemos por qué haber nacido con el coraje puesto, pero la buena noticia es que podemos lograrlo. Podemos lograrlo porque, en realidad, podemos adquirir todas aquellas habilidades de carácter que adquieren las personas que más admiramos si ponemos la voluntad que necesitamos para ello.

Voluntad

Voluntad

Y esto tiene fácil explicación, porque nadie nace sabiendo, ni ellos, lo cuál es una verdad también. Cuando digo que podemos tener todas las virtudes que tienen otros no significa que vayamos a tener sus bienes materiales necesariamente.

Lo que sí podemos tener es su interior, que es lo que les hace satisfechos tengan o no tengan más o menos bienes materiales, que también es algo que admiramos nosotros. Porque hay gente que dice que más vale la pena llorar en un Ferrari que llorar debajo de un puente, y hasta cierto punto es cierto.

Lo único negativo es que se trata de una extrapolación que no viene al caso, porque ni nadie llora completamente en un puente ni nadie llora completamente en un Ferrari: hay cosas que democratizan el sufrimiento y el dolor, como que todo el mundo tiene veinticuatro horas para vivir y no más, y como que todo el mundo tiene una salud.

Tiempo

Tiempo

Aunque unos tengan más o menos tiempo que otros y algunos paguen por tener una mejor salud, al final todos nos morimos. Por eso pienso que para nada sirven las frases de desesperación, hay que ser fuertes y hay que intentar sacar ingenio a la situación.

Siendo el ingenio cuando vienen las dificultades y le sacamos punta a nuestro propio lápiz. Nosotros mismos nos damos cuenta de lo que tenemos que hacer, y lo que tenemos que cambiar. Por eso ninguna frase de desesperación ha tenido demasiada sabiduría alguna vez.

Porque en realidad se trata de cosas que no van a ayudarnos, sino que nos van a hacer estar más tumbados aún en la mugre, en la suciedad en donde, en realidad, no queremos estar. Y como ahí no queremos estar, lo mejor sería que nos movamos hacia adelante y dejamos de mirar donde nos causa dolor, eso sí extrayendo las experiencias y buscando otras felices.

Buscas:

  • imagenes de violencia intrafamiliar

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.