Formas de ahorrar en el supermercado y rendir la plata

«No tengo dinero» es una frase que oímos muchas veces, más aún de los que nos gustaría. Cuando alguien no tiene dinero significa que está sin blanca, en bancarrota, y que no puede ni gastar ni tampoco ahorrar.

Es por eso que en estas situaciones de gravedad, depende mucho de qué tipo de vida tengamos, si vivimos solos o vivimos con parientes o con alguien que nos pueda cubrir nuestros principales y más básicos gastos.

Así ahorrar se convierte en algo más factible, en un sueño en contraposición a la pesadilla de no tener ni para lo más básico, que es lo que ocurre cuando no tenemos dinero.

Por eso una de las mejores formas de volver a tener dinero es intentar ahorrar cuando si tenemos ingresos, para que, de ese modo, cuando vengan los malos tiempos tener preparado algo con lo que subsistir hasta que vuelvan los ingresos.

Ahorrar en el supermercado

Ahorrar en el supermercado

El dinero va y viene y siempre está en movimiento, en eso es como la energía porque se transforma de mano en mano, de metálico a tarjeta, de tarjeta a cuenta corriente y de cuenta corriente a crédito, entre muchas otras.

Pero que haya dinero no significa que siempre va a estar justo en nuestras manos o nuestra cuenta bancaria, aunque tenemos que tratar de ganar dinero para ahorrarlo cuando podamos, de muchos modos posibles, porque cuando se trata de ahorrar no hay una única manera.

El dinero sin duda no lo es todo, eso no hay que decirlo porque muchos lo sabemos aunque a veces perdamos los estribos con él, pero es importante porque con él obtenemos lo que nosotros por nosotros mismos o con nuestro trabajo o nuestra capacidad de tener tiempo no podríamos tener, si no fuera porque tenemos dinero.

Por ejemplo, si quisiéramos vivir sin dinero tendríamos que ser nuestros propios panaderos, nuestros propios médicos, nuestros propios abogados y nuestros propios jefes y, a la vez, nuestra propia escuela o universidad, entre otras.

rendir el dinero

Rendir el dinero

Y así no se puede vivir, no hay nadie que sea tan independiente de todos como que no necesite algo de alguien, y la mejor forma para intercambiar bienes y servicios es a través de una moneda como la que es el dinero.

Así, de este modo vemos a los que nos exponemos cuando intercambiamos bienes y servicios a través del dinero. Cada uno sabe lo que le cuesta ganar una cantidad de dinero determinado y cada uno sabe lo que está dispuesto a dar al otro a cambio de bienes y servicios. Por lo tanto no hay excusa para decir que alguien nos ha timado si sabíamos de antemano el precio y las condiciones, de tal forma que una de las formas de ahorrar es comprar inteligentemente.

Porque comprar inteligentemente significa que sabes lo que quieres y lo que no, y no te dejas llevar por la publicidad ni por el hambre cuando entras al supermercado. Así es como se consigue ahorrar, comprando lo que lo que necesitas y no más, porque si no fuera porque las cosas que hacemos siempre algo aunque ya lo tuviéramos absolutamente todo lo que podemos cenar. Porque forma parte de nuestros genes querer siempre más de lo que ya tenemos. Y eso no se puede cambiar.

Comprar en el supermercado

Comprar en el supermercado

A menudo no nos damos cuenta de lo que significa y a lo que estamos expuestos cuando entramos en un supermercado, un lugar equiparable a un templo del consumo de productos alimenticios, y de otros tipos como dije antes, ya sean bebidas, higiene o cuidados personales.

Pero en estos templos hay un Dios, un único Dios monoteísta que es el dinero y el consumo, y todo se enfoca a empujar a la compra del cliente o, dicho de otro modo, a la venta del supermercado.

Por supuesto no llegaríamos muy lejos en la vida sin los actuales supermercados, en donde podemos encontrar todo en un único sitio lo cual es muy ventajoso. Pero, por otra parte ¿qué sería de nosotros si nos dejamos llevar por todos los instintos que sueltan en nosotros para que compremos absolutamente todo aquello que podemos comprar, y que vemos?

En España por ejemplo hay muy buenas marcas de supermercados, como suele pasar a menudo en otros países. En España tenemos Mercadona, El Corte Inglés, y tenemos también Lidl o Carrefour, entre otros. Por supuesto me dejo muchísimos nombre y muy buenos también pero se trata de un ejemplo, no hacer una lista exhaustiva.

Un buen truco para comprar en el supermercado

Un buen truco para comprar en el supermercado

De modo que qué ocurre, que allí lo que vale es comprar y si no compras, en otras palabras te vas, porque no tienes hueco. Nadie te prohíbe la entrada a un supermercado, eso está más que claro, gracias a Dios, pero ¿qué haces en un supermercado si no tienes dinero salvo envidiar a la gente que sí lo tiene? La respuesta es nada.

Entonces un buen truco para ir a un supermercado, que como decimos empuja a la venta, es al menos ir sin hambre. Cuando vas a un supermercado con hambre estás expuesto a todo tipo de tentaciones, y no sólo de comprar en exceso comida, sino también otras cosas más.

Porque es preciso entender la psicología de la compra en un supermercado: cuanto más compras más quieres comprar porque más te acostumbras a derrochar, y a su vez más pierdes la perspectiva de lo que es una compra sana, en contraposición a una compra opulenta y excesiva.

Así que vas al supermercado y vas con hambre y compras porque tienes hambre y crees que vas a comer más de lo que en realidad vas a comer, y como ya has comprado más de lo que necesitabas sueltas el cinturón, y empiezas a comprar también artículos de higiene, bebidas que no necesitas y muchas otras cosas para complementar el pastel. Por eso que hay que ir comido al supermercado, para no pecar en exceso.

Formas de pagos

Formas de pagos

Otra cosa es que hay que llevar a ser posible dinero efectivo, porque aunque la tarjeta es muy saludable a veces, si lo llevas en efectivo te duele más porque sabes lo qué gastas y no gastas más, además de llevar una lista de la compra, lo cual es muy útil y no se había mencionado hasta ahora.

También pagar en efectivo o llevar una cantidad exacta de dinero o hasta un cierto límite, que obliga a no comprar más de lo que te habías propuesto comprar. Y eso también es muy bueno porque así te autolimitas como un coche en Alemania, en donde no hay máximo de velocidad permitido en las carreteras y sin embargo son los mismos coches los que autolimitan su velocidad.

Por lo tanto hemos explicado en qué consiste estar sin dinero, porque es malo y cómo podemos ahorrar en el supermercado. Sin duda no nos cambiará la vida ahorrar sólo en el supermercado sino que tendremos que tomar más opciones de Ahorros, pero ya que el supermercado está en nuestro día a día es importante también incidir a la hora de ahorrar en él.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.