Escuelas de inteligencia: De qué se trata este fenómeno

Las escuelas de inteligencia están teniendo un fenómeno expansionista en los países desarrollados. Es así como el coaching, la filosofía aplicada y otras técnicas de la psicología se acercan al gran público para extender aún más el fenómeno del coaching, a todo el que quiera sacar el máximo potencial de sí mismo.

Pero estas escuelas de inteligencia no han de ser lugares en donde uno obtenga su propia inteligencia, sino que han de ser lugares a los que uno lleve su inteligencia y la ponga a prueba, para realizar la prueba del algodón con todo lo que se enseña allí.

En realidad muchos tenemos el pensamiento de que fuiste, y que obtendremos habilidades para la vida muy útiles así como herramientas de gestión de pensamientos, de negocios y de otros aspectos.

Y eso es una mitad de la verdad de todo esto, de lo que en realidad tratan las escuelas de inteligencia. Porque una verdadera escuela de inteligencia, desde mi punto de vista tendría que servir también para medirnos con el propio mundo.

Expectativas de las escuelas de inteligencia

Expectativas de las escuelas de inteligencia

Esto es, no debemos tener la expectativa irreal de que en una escuela de inteligencia se resolverán todos nuestros problemas conductuales, intelectuales o incluso morales. Debemos tener muy presente que no existe sustituto de la experiencia, y eso es una verdad que nos hace a veces falta escuchar más.

Por tanto, lo ideal sería que cuando veamos un anuncio publicitario de una escuela de inteligencia pensemos por dentro que en realidad no la necesitamos, porque eso será síntoma de que en realidad hemos crecido más allá de lo que ofrece esa misma escuela, lo cual siempre es bueno y positivo.

Pero, por otra parte si estamos entre personas más jóvenes o con menos experiencia en el mundo del coaching o de la psicología, haremos bien si escribimos en un papel antes de iniciar el curso en la escuela de inteligencia qué tipo de cosas queremos obtener, y qué metas personales nos planteamos a la hora de acudir a esas clases, sesiones o conferencias que conforman la escuela.

El porqué es fácil de adivinar, y es que cuanto más fijemos nuestras metas y más las concretemos, mayor rendimiento sacaremos y mayor provecho haremos del curso, lo cual es un valor incuestionable ya que si alguien quiere ir a una escuela es para aprovechar el tiempo y no para perderlo, normalmente.

Qué se obtiene de las escuelas de inteligencia

Qué se obtiene de las escuelas de inteligencia

Pero como digo eso es un rostro de la escuela, la otra es la propia experiencia que obtendremos allí, que a veces se combinan con la experiencia que nosotros llevamos puesta en nuestros sentidos a base de darnos golpes con la realidad, y a base también por supuesto de muchas satisfacciones vitales.

Por tanto las escuelas de inteligencia son muy recomendables para personas que no tienen un conocimiento del dominio simbólico o del campo coaching ni de la psicología, y que quieren aprender a manejar sea verbalmente o intelectualmente estos términos que se utilizan en este campo científico.

O si no, para personas que quieran hacer más con su vida, y que vean que no les “cunde” la vida y que se les pasa de largo sin lograr nada, como primer paso para poner freno a esa vida que se va de las manos sin ser aprovechada en su máxima potencialidad.

Está muy de moda el fenómeno coaching, por lo tanto esperemos que obtengamos de verdad los beneficios que decimos obtener esta ciencia, y que se sirvan para nuestra mejor bien.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.