Enfermedades mentales: Estas son las mas comunes

Una enfermedad mental puede tener diversas definiciones, aunque siempre tenemos el denominador común de qué hablamos de un trastorno.

Ya sea una alteración cognitiva, conductual o emocional, siempre que hablamos de procesos psicológicos básicos afectados por alguna patología, hablamos de que alguien está padeciendo una enfermedad de este tipo.

Cuando algo patológico afecta a nuestra cognición o conciencia, como a nuestra percepción y sensaciones así como nuestra capacidad de comunicarnos o de aprendizaje, incluso a las propias emociones es necesario visitar a un médico psiquiatra para que nos evalúe y realice un diagnóstico válido.

Existen numerosas fuentes en Internet que nos pueden indicar si tenemos cierto tipo de trastorno o enfermedad mental. No obstante este modo de diagnóstico no suele ser muy fiable porque lo idóneo y lo necesario es que nos lo dé un especialista, y no que nos autodiagnostiquemos ni mucho menos que nosotros mismos nos mediquemos.

Enfermedades mentales

Enfermedades mentales

Cabe destacar que las enfermedades mentales pueden tener diferentes niveles o modos en cuanto a gravedad. No es lo mismo una enfermedad mental que una discapacidad intelectual, puesto que una enfermedad mental y sus síntomas son curables, mientras que una discapacidad es sinónimo de sufrir una lesión cerebral.

Pero ¿qué tipo de enfermedades existen a nivel cognitivo o mental? Si bien a lo largo de la historia se ha intentado en múltiples ocasiones agrupar este tipo de patologías por categorías, no existe un modelo sistemático y coherente con los que estén de acuerdo todos los especialistas del mundo.

No obstante, actualmente el que lleva la voz cantante es un diagnóstico propuesto por la Asociación de Médicos Psiquiatras de los Estados Unidos de América (American Psychiatric Association), el llamado Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-IV.

Aquí hablaríamos de trastornos del sueño, trastornos de ansiedad, trastornos de la personalidad, trastornos sexuales y trastornos psicóticos, entre otros.

Clasificación de las enfermedades mentales

Clasificación de las enfermedades mentales

A su vez de forma similar la Organización Mundial de la Salud ha clasificado en su clasificación internacional de enfermedades CIE-10 otro marco conceptual, en el cual también se pueden basar los especialistas a la hora de diagnosticar a sus pacientes.

Como decimos lo importante es que acudamos al médico especialista y no que nosotros a través de nuestras propias lecturas, por muy formados que estemos revisemos nuestros propios diagnósticos.

Lo contrario sería pensar que somos personas capacitadas para vernos desde fuera, ya que además poca gente tiene los conocimientos de un médico psiquiatra.

Médico que probablemente haya estudiado incluso hasta 12 años su especialidad, como para que intentemos ahorrarnos visitarle cuando los efectos que puede tener un psiquiatra en nuestra salud son generalmente buenos.

Causa de las enfermedades mentales

Causa de las enfermedades mentales

Cuando hablamos de qué causa una enfermedad mental pocas veces hablamos de un modelo lineal y estructurado, algo que sea fácil que se cumpla en todas las condiciones y modos, puesto que las causas son posiblemente múltiples y complejas, hasta en algunos casos desconocidas y de difícil tratamiento.

Hoy en día se sabe que en la química de nuestro cerebro pueden darse alteraciones así como en los mecanismos biológicos que tenemos.

Así es generalmente aceptado que los factores educacionales y ambientales, factores culturales y, más importantes, en nuestra propia predisposición genética, pueden influir mucho en nuestra salud mental así como en el curso y transcurso de una posible patología como una enfermedad mental.

Nunca se sabe hasta qué caso influye en una situación un factor u otro. Puesto que no existe una regla matemática para medir cómo afectan estas situaciones a cada uno de los trastornos.

Influencia de la familia en las enfermedades mentales

Influencia de los genes en las enfermedades mentales

Lo que sí es sabido es que en cuanto a tener una buena genética, incluso si la tenemos es importantísimo realizar hábitos saludables, como los que ofrece el libro FIT-Repetition: creación de nuevos hábitos saludables.

Puesto que de lo contrario, en caso de no llevar una vida saludable podemos jugar sin saberlo una ruleta rusa. La ruleta rusa en la que sin saber qué material genético tenemos en nuestro ADN, nos podamos disparar y provocar una enfermedad mental nosotros mismos, aun sin esperarlo y menos sabiéndolo.

En cuanto a la incidencia de las enfermedades mentales, se estima a través de los organismos internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud), que a lo largo de su vida hasta una de cada cuatro personas, es decir, un 25% de la población mundial sufrirá algún tipo de trastorno mental en su vida.

Lo que indica esto que existen más personas de las que creemos con trastornos, y que estamos ante un problema muy amplio y complejo, en el que están involucrados tanto los propios pacientes, como las familias y el personal sanitario, así como médicos y enfermeros, entre otros.

Influencia de los genes en las enfermedades mentales

Influencia de la familia en las enfermedades mentales

Por supuesto el peso en la mayor parte de las ocasiones recae, sobre todo, en la propia familia. Mientras que sólo un 20% de la población recibe atención sanitaria y social para estos problemas, se estima que el 80% de la gente es atendida en casa, al menos siendo estas cifras las que corresponden a países desarrollados.

Pero hay más datos curiosos que nos pueden abrir los ojos sobre si estaremos haciendo mal, o sobre qué deberíamos mejorar si seguimos la dinámica que seguimos.

Así es: aún si bien no es la más grave de las enfermedades mentales, la depresión es la enfermedad mental más diagnosticada, junto con la de la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Además, en cuanto a la esquizofrenia se calcula que afecta a un 0.7% de la población española, y se estima asimismo que la depresión será una de las causas más comunes de baja por enfermedad en el ámbito laboral en este siglo XXI.

Cómo influye otros padecimientos en las enfermedades mentales

Cómo influye otros padecimientos en las enfermedades mentales

Así es como junto con la obesidad es una de las principales causas de riesgo de muchos tipos, desde el cardiovascular hasta el psíquico o físico o de otros tipos.

Por eso es importante no subestimar la importancia que tienen las enfermedades, y ni mucho menos verlo como un estigma, que además de no serlo sí es cierto que a cualquiera nos puede afectar de un modo u otro en el futuro, ya sea a través nuestro o a través de nuestros propios familiares.

Por eso es importante establecer unos criterios de salud mental y ceñirnos a ellos, puesto que la salud y, en especial, la mental es extremadamente importante no sólo para prevenir enfermedades sino además para sentirnos bien.

Según establece la Organización Mundial de la Salud la salud mental no es sólo no sentirnos mal sino, además, sentir cierto grado de bienestar.

Conocernos para enfrentar las enfermedades mentales

Conocernos para enfrentar las enfermedades mentales

Un bienestar que es consciente de quienes somos, de nuestras capacidades y potencialidades así como de nuestros límites, y con el que poder trabajar de forma fructífera y productiva para afrontar lo que exige la vida diaria de cualquier persona.

A su vez dentro de la definición de salud mental también se cree que una persona saludable será alguien capaz de contribuir a su comunidad, y no sólo alguien que hace lo justo y necesario para sobrevivir o salir adelante.

Y aquí entra en juego el altruismo, puesto que una salud mental adecuada y estable da lugar a una persona altruista, que no sólo mira su propio beneficio sino que intenta contribuir en cierto modo a la comunidad.

Así, a través de una familia fuerte e individuos saludables formamos comunidades mejores para lograr unos buenos países.

Responsabilidad de las naciones

Responsabilidad de las naciones

Países que se relacionen y desarrollen pacíficamente en respecto a los demás, y que contribuirán también a que vivamos en un mundo más habitable, más sostenible y sobre todo, pacífico.

Pero ante el estigma de las enfermedades mentales muchas personas se pueden preguntar si cabe cura, o al menos cierto nivel de control sobre este tipo de patologías, puesto que es sabiduría popular que es mucho mejor al menos a priori el dolor físico que el psíquico.

Esto deriva de que el dolor mental y el sufrimiento que causa una enfermedad mental, puede ser mucho más grande e incapacitar mucho más la vida de una persona de lo que se piensa.

Tan sólo hace unas décadas los métodos y herramientas con las que actuaban los médicos psiquiatras eran nefastas, y no porque tuvieran mala fe ni mala voluntad, sino sencillamente porque así era el nivel de desarrollo de la medicina.

El futuro

El futuro

Del mismo modo con lo que hoy vemos, en el futuro seguramente nos veremos a nosotros mismos como personas científicamente arcaica, como así hoy reflexionamos sobre la historia y el pasado de la medicina psiquiátrica, aunque ha habido grandes avances.

Pero aún queda mucho por hacer. Y también hay cosas muy positivas, como que las personas con trastornos mentales hoy en día suelen integrarse muy bien en el conjunto de las comunidades y de la sociedad.

Se va eliminando el estigma y, además, se oyen más las voces de aquellos que han sufrido una enfermedad mental y las han superado con creces.

Para eso también ha ayudado que las terapias hayan sido en los últimos tiempos personalizadas para cada caso, y el hecho de saber que no sólo tomar medicinas es lo que hace falta sino cambiar radicalmente, esto es de raíz la propia forma de vida, si antes se vivía mal o de forma poco saludable.

Ayuda sanitaria y familiar

Ayuda sanitaria y familiar

Así es como con atención sociosanitaria y comunitaria, con un importante o muy importante soporte familiar, resulta altamente importante ayudar a las personas a quienes se estigmatiza, puesto que además mañana podrías ser tú o cualquiera de nosotros.

Por eso en definitiva las enfermedades mentales, si no siempre pueden curarse sí que se pueden controlar mucho. Y esto es un aspecto muy positivo que nos llena de esperanza, puesto que nunca se sabe quién será el que lo sufra.

Por supuesto en este tratamiento la familia juega un rol fundamental y básico. Si no es la base de la pirámide de la salud mental del paciente, sí que contribuye en gran medida a fortalecer unos lazos de tranquilidad en los que un ambiente familiar adecuado fomente la recuperación de una persona, que en un momento dado ha sufrido una enfermedad mental.

Aunque la familia puede ser causante de desasosiego y conflicto, también en otras ocasiones puede ser una escuela de felicidad.

Rol de los hábitos saludables

Rol de los hábitos saludables

Una escuela en la que vivir una vida estructurada y con rectitud, en la que los hábitos saludables jueguen un papel importante y en la que vivamos y crezcamos siendo personas felices y productivas, con valores positivos tanto para nosotros como para el resto.

Por lo tanto se piensa que una familia fuerte y estable es fundamental, tanto para que el paciente mejore como para que siga tomando la medicación y no discontinuar su tratamiento.

Ni tampoco perder la constancia en las visitas al médico, ni a los profesionales de la salud que intentan integrar a cada persona en grupos comunitarios de autoayuda.

Por ello no se debe cargar ni mucho menos todo el peso de nuestra salud, ni de la de nuestros familiares, en los especialistas y profesionales, puesto que el pilar de la sociedad es la familia y en la familia se debe soportar el dolor y también la alegría de ver cómo alguien logra rehacer su vida e incluso sale reforzado de los episodios negativos que le hayan podido suceder.

la vida a pesar de padecer enfermedades mentales

La vida a pesar de padecer enfermedades mentales

Porque la buena noticia es que se puede vivir una vida más que normal aún si se sufre un trastorno mental.

De acuerdo con los avances farmacológicos y los tratamientos en la medicina que han tenido lugar en los últimos años y décadas, si unimos esto una situación favorable tanto a nivel familiar como social, una persona con enfermedad mental puede volar muy lejos si se la deja actuar con sus propios criterios.

En otras palabras, si se la deja de tratar como una persona enferma e incapaz y se confía en ella.

Puesto que alguien que se ha visto débil también puede ser tan fuerte como para que, si recibe el trato que necesita y que es adecuado para su situación, salga fortalecido e incluso logre superar con creces al resto si se la deja actuar y conforme el tiempo va borrando las huellas de la enfermedad.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.