El Tiempo: ¿Cómo Gestionarlo Efectivamente?

El tiempo, para él y para la salud no hay vacaciones. Así me afirmó una vez una persona a la que conocía bastante bien, aunque si bien era siempre dentro de un entorno profesional. En concreto, esta persona era psicólogo de profesión, ya a lo que se dedicaba era a ayudar a gente dentro de diferentes tesituras y situaciones que hacían que no se sintieran bien.

Por eso en este artículo vamos a explorar la gestión del tiempo. Sabéis que en muchos de nuestros artículos no da tiempo a explorar cada situación con cierto grado de profundidad.

Pero del mismo modo sabemos que muchos de vosotros que nos leéis, a menudo también os veis presionados por las prisas y la falta tiempo para leer cosas tan importantes como son la salud, el coaching y el bienestar de los hábitos sanos.

En cuanto a los hábitos saludables, tiene una gran relación esta frase con aquella con la que he iniciado el post qué dice y reza que para el tiempo y la salud no hay vacaciones. Porque en realidad es así, y no podemos decir que no tenemos tiempo para hacer al menos lo más básico de mantenernos una vida equilibrada con buenos hábitos.

Gestiona bien el tiempo

Gestiona bien el tiempo

No podemos poner excusas a eso. Y hay que tomarlo o imaginarlo como si nosotros mismos tuviéramos un niño o un hijo al que quisiéramos mucho: como debe ser. Puedo imaginar muy bien que si tuviéramos un hijo, porque yo aún no lo tengo, trabajaríamos duro para que no se nos escapase nada.

Ni sus comidas, ni su ingesta de medicinas cuando fuera necesario, ni sus horas de sueño, ni su tiempo de calidad con papá y mamá. Pues, del mismo modo nosotros debemos tratarnos así, no para nuestros caprichos sino para nuestra salud.

Porque difícilmente podremos cuidar a nadie y a nada si nosotros mismos no nos cuidamos para que estemos sanos también. Por eso del mismo modo opino que es muy importante que demos una gestión del tiempo adecuada para que tengamos hábitos sanos.

Y el primer hábito del que vamos a hablar ahora, es una redundancia pero es real: se trata de tener el hábito de gestionar bien el tiempo y no perderlo, y mucho menos de derrocharlo.

No pierdas el tiempo

No pierdas el tiempo, mejor descansa

Hay personas que dicen que está bien perder el tiempo de vez en cuando, y yo estoy de acuerdo, pero sencillamente no lo llamo perder el tiempo sino que lo llamo «descanso activo».

Del mismo modo que lo hacen los deportistas. Imaginaos que el tiempo es un grifo del que sale agua, ¿dejarías el grifo abierto para que saliera agua a borbotones? ¿Y también para no hacer nada con ella después y que se fuera como vino por el desagüe?

Desde mi punto de vista eso no solo no es correcto sino que en cierto modo es egoísta esa actitud, porque siempre podemos hacer cosas con nosotros y con la gente como para emplear el tiempo como si nos los regalaran, porque el tiempo que tenemos en este mundo es limitado y lo sabemos.

Entonces ¿por qué no tratamos mejor este lapso de espacio? ¿Por qué no lo empleamos como si fuera agua potable que es escasa, y que se va y después hay sequía, restricciones de agua y cortes?

Cómo administrar el tiempo

Cómo administrar el tiempo

Tenemos que tener higiene mental y, también, «higiene del tiempo», entendiendo por higiene del tiempo aquellas situaciones en las que soy consciente de que un periodo va y no vuelve, y que el tiempo sigue corriendo hagamos lo que hagamos, y hemos de aprovecharlo bien.

Por eso una de las cosas más básicas que podemos hacer para emplear bien nuestro tiempo, es concienciarnos de que el tiempo pasa. Incluso podemos escribir en un papel cuándo empezamos a hacer cada actividad y cuando la terminamos.

Por ejemplo yo en este mismo artículo podría hacerlo, para darme cuenta de que el tiempo pasa y aunque soy eficaz de mis tareas normalmente, si me descuido es fácil que no emplee el tiempo bien.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.