El poder de la lectura y cómo influye en tu desarrollo personal

Probablemente hayas ido más de una vez a la biblioteca, ya sea en el colegio o en tu vida personal. A veces, sucede de repente que observas y te das cuenta de que hay personas que se cobijan en los libros, porque allí a veces, en los libros es donde sencillamente se enganchan y son, a veces para nosotros también, el paraguas para la lluvia que a menudo cae sobre nuestras vidas.

Es verdad que no es bueno esconderse de la realidad, tratar de librarse de ella sino que es mejor hacerle frente como plantándola cara. Pero hay libros que enganchan y, esto no hace que nuestra vida no sea mala, porque no es mala, sino que lo que hacen éstos libros es que de que nuestra vida sea buena pase a ser incluso mejor.

Pasar por la biblioteca, hablar con el bibliotecario al que conocemos porque vamos muchas veces a leer allí, y conocer diversos géneros literarios puede hacer que tengamos una vida más rica y feliz. De hecho, el detalle de conocer al bibliotecario no es en balde porque él puede ser nuestro mejor guía para conocer, de primera mano, las nuevas colecciones que vayan apareciendo en la biblioteca.

Existen multitud de autores y multitud de géneros, también de ilustración. Pero lo más importante es saber qué es lo que suscita en nosotros más interés por los libros, y qué género nos gusta más y por qué.

poder de la lectura

Poder de la lectura

A veces en coaching se habla de la importancia de conocerse a uno mismo, también como lector. Porque es importante saber qué clase de lector eres, y no hablo de si lees rápido o no, sino de qué tipo de cosas te gustan en los libros para llegar a conocerte mejor a ti mismo.

En la universidad, tanto alumnos como docentes han de leer ingentes cantidades de libros que, a veces, no aprovechan bien porque no entienden para qué ni por qué tienen que leer ciertas cosas. El lector de siempre, el que ha leído, lee y probablemente leerá toda la vida, corre con gran ventaja, porque si hemos creado una base buena en nuestra cabeza sobre cómo funciona el mundo, las lecturas luego que para otros serán difíciles para nosotros van a ser menos pesadas. Porque nos conocemos más.

Hay muchas formas de leer, y no sólo con las letras y con los ojos mirando a un texto. También podemos leer – entre comillas – la radio local, escuchar en los espacios públicos a las diferentes personas que hablan, o escuchar muchos medios que hacen que las palabras entren en nuestro territorio hogareño, donde la literatura corre a la par que nuestro placer por conocer cosas. Y sí, también de reconocernos en los tus propias historias de los libros que leemos.

De ese modo leyendo nos encontramos siendo súbitamente buscadores de sentido a la vida, porque intentamos comprendernos a través de los personajes de las lecturas que hacemos. Como dijo Viktor Frankl, el hombre que mejor sobrevive en la vida es aquél que encuentra un sentido a su vida. Y eso creo que es una cosa muy cierta.

Desarrollo

Desarrollo

Luego, además, están los sistemas educativos de cada país, en los cuales a veces se dice que se lee más y, otras veces, se dice que se lee menos pero, no obstante, somos nosotros los responsables de nuestro propio destino, como lectores sí pero también en nuestra propia vida.

Porque una cosa es leer por obligación, porque te lo piden y te lo mandan y otra cosa es leer porque hemos descubierto la riqueza que hay en esta actividad. Debemos crear nuestro propio espacio de lectura y, ¿por qué no? también de escritura para explorar el lenguaje y escucharnos – ojalá – a nosotros mismos diciendo las palabras que nos gustaría oír de otros.

Ese es otro de los caminos para el coaching, enseñar a escribir y a disfrutar del placer de la lectura. Aunque, como decimos, la última responsabilidad recae sobre nosotros, sobre el lector y sobre cada individuo.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.