Egocentrismo: cuál es su significado y origen

En este artículo de Autoayudando, os vamos a hablar de en qué consiste exactamente la personalidad egocéntrica o el verdadero significado de egocentrismo, la definición propiamente dicho. A nada que tengamos un poco de edad, muchos si no todos de nosotros hemos tenido la experiencia vital de conocer gente con determinados tipos de personalidades.

Han podido ser personas que hayan ido al instituto que nosotros, o al colegio. O simplemente a compañeros de trabajo o de la Universidad, pero todos ellos tienen el denominador común de que han mostrado sus personalidades y el cómo son en sus vidas, cuando las han compartido con nosotros de un modo u otro.

Y en esta ocasión os queremos hablar de la persona que es de por sí egocéntrica, es decir, que como su propio nombre indica, su vida gira en torno a su ego. Por ejemplo cuando hablamos de la teoría científica heliocéntrica, significa que todo gira alrededor del Sol.

Del mismo modo, cuando hablamos de antropocentrismo significa que todo gira en torno al hombre. Pero cuando hablamos, lamentablemente, de egocentrismo esto no significa nada distinto a que todo gira en torno al ego, o el egoísmo, de una persona determinada en una época de nuestra vida que nos ha tocado vivir.

Cambiar el egocentrismo

Consecuencias del egocentrismo

Y es que el egocentrismo trae consigo múltiples consecuencias, y prácticamente la totalidad de ellas negativas. Porque poca gente quiere compartir su vida con gente egocéntrica, que saben de antemano que solo va a mirar por su propio bien, ninguneando y obviando el deber que tiene de hacer la vida mejor para los demás.

Puesto que este deber, que si bien no está regulado por ninguna ley, lo dicta la lógica o la ley natural es el que nos hace pensar que si nosotros estamos bien, tenemos que ayudar a que los otros también estén bien.

Porque lo realmente difícil y que supone todo un reto, al menos para la gente que no tiene esta forma de ser, es compartir tu vida con alguien egocéntrico, puesto que al final somos títeres y objetos en el escenario o película de sus vidas, y nunca conseguiremos nada provecho estando en ese teatro.

Rasgos del egocentrismo

Rasgos del egocentrismo

No obstante, cabría preguntarnos si nosotros también tenemos también rasgos egocéntricos, puesto que esto tendríamos que cuidarlo si de verdad nos molesta cuando sufrimos a alguien de esta condición.

Porque está claro que estamos todos entrenados a ver los defectos de los demás, pero cuando se trata de ver sus propios defectos, muchos de nosotros ni siquiera sabemos dónde tenemos que buscar, y no será por defectos que nos faltan, porque a menudo tenemos muchos.

Por eso es importante mantenerse humilde y saber que a lo mejor ahora no, pero con alguna persona hemos podido ser egocéntricos alguna vez, y a la vez, preservar nuestro ambiente natural de vida e intentar que no entren personas egocéntricas a reventar lo que tenemos organizado para ser felices.

Consecuencias del egocentrismo

Cambiar el egocentrismo

Por lo tanto, haremos algo de provecho haciendo nuestras personalidades más universales, que no miren solo por el aquí y él ahora de nuestra vida y nuestro propio interés, sino que miren también por cómo debemos sentirnos respecto a los demás, y qué sentimientos deberíamos guardar en torno al resto.

Puesto que en un mundo en el que como dicen algunos científicos todo está relacionado, la verdad es que si yo hago algo mal a alguien ese mal me va a volver de un modo u otro como un boomerang.

Con el bien no siempre ocurre, pero por lo general se puede esperar una mejor vida, a modo de karma, si hacemos bien a los demás que si hacemos mal y de eso trata en gran parte de esta vida.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.