Disonancia cognitiva: A esto se refiere este término

Este término hace referencia a la tensión que existe entre nuestro sistema de creencias, y las percepciones que recibimos a modo de estímulos externos sobre el mundo. Esto es, como se dice vulgarmente cuando algo «no nos encaja» en la mente y no tiene sentido ni coherencia para nosotros.

Pero este término de disonancia cognitiva se refiere no a que alguien o algo no encaja con nuestras propias ideas, sino que nosotros mismos no logramos encajar las piezas del rompecabezas de nuestra conciencia.

Lo que esto hace es que enseguida sentimos un pequeño malestar psicológico, más de la conciencia que de las emociones que nos afecta enseguida, y que nos mueve a tratar de recuperar el hilo de nuestra sintonía interna, haciendo lo que necesitemos para resintonizar nuestra mente y encajar así de nuevo el puzzle de nuestra mente.

Qué es la disonancia cognitiva

Qué es la disonancia cognitiva

Para que así todo vuelva a cobrar el mismo sentido que tenía antes de tener esta disonancia. Pero esto es un proceso que suena simple y que, en realidad, es complejo. Porque entran en juego aquí nuestras potencias psíquicas, emocionales y espirituales, las cuales idealmente deberían apuntar todas al mismo sitio.

Es así como es muy positivo sentir coherencia interna, puesto que podría darnos más felicidad. Una felicidad que es cuando pensamos y hacemos lo que pensamos, y que además nos sentimos contentos respecto a lo que hacemos. Es decir, existe coherencia interna.

Y sólo así podremos ser plenamente felices, aunque sea por un breve tiempo, porque nuestra mente es un flujo corriente y dinámico que nunca va a parar de crecer y adaptarse a las diferentes circunstancias, que son cambiantes, que acontecen en nuestras vidas y en los lugares donde vivimos.

Cómo funciona la disonancia cognitiva

Cómo funciona la disonancia cognitiva

Pondré un ejemplo: yo voy a la universidad y estudio un curso universitario allí, pero ocurre que gradualmente o de golpe, aquello hacia lo que sentía tanta pasión me deja de interesar. No voy a decir si me deja de interesar gradualmente o sencillamente de golpe, eso no importa, pero lo cierto es que hay algo dentro de mí que no me cuadra. Me ha dejado de cuadrar.

Y esto mismo es lo que me impulsa, por un lado y con una energía grande a que deje estos estudios que estaba realizando. Aunque por otra parte a una parte de mí le gustaría que volviera la armonía con la que inicié estos estudios, y que vuelvan a encajar mis propias ideas de modo que congenien con lo que quería hacer desde un principio: estudiar.

Pero hay un dilema muy serio, ¿qué hacemos si las piezas nunca vuelven a congeniar con aquello que antes nos gustaba? En realidad no es tan fácil como parece, aunque podemos decir que lo sencillo es dejar aquello que nos gustaba hacer, aunque después no nos guste más.

Esto es un ejemplo relativamente sencillo de una gran disonancia cognitiva, para que se pueda entender. Pero ¿qué sucedería esto nos sucede en nuestro propio matrimonio? Es decir, ¿que se crea una disonancia cognitiva en la que no nos encaja amar más a la otra persona?

Formas de disonancia cognitiva

Formas de disonancia cognitiva

Aquí pueden pasar varias cosas, como que por ejemplo nos vayamos por nuestra cuenta a buscar otra persona o incluso a estar solos, porque la otra persona ya no entra ni cuadra en nuestros nuevos planes. En los planes que creamos cuando intentamos resolver esta disonancia de la que hablamos.

O puede ser que nosotros también pongamos nuestro esfuerzo en que nos vuelva a gustar la otra persona. Yo tengo muy claro qué prefiero entre estas dos opciones, pero existen diversas opciones y, por tanto, se puede elegir y tenemos libertad para ello.

Hemos descrito qué es una disonancia cognitiva, ahora te toca a ti enfrentarte a la realidad y trabajar estas disonancias que todos eventualmente llegamos a tener, y que tenemos que trabajar para llegar a un puerto en la vida.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.