Creatividad: De qué se trata esta capacidad humana

La creatividad es un concepto bastante elusivo o que tendemos, de algún modo, a entender mal. La creatividad es ni más ni menos, según algunos investigadores y académicos, la capacidad para asociar dos ideas que aparentemente no tienen ninguna relación entre sí.

Esa es la definición que menos se conoce de creatividad, al menos en algunos ámbitos populares pero que, a la vez, parece que para los académicos es la más acertada. Pero entonces, ¿por qué hablamos muchas veces de creatividad refiriéndonos a otra cosa?

A menudo, con buena intención decimos una persona es creativa cuando es capaz de crear cosas. Por ejemplo, si yo creo en un edificio del Lego cuando soy pequeño y lo hago de una forma sofisticada y elegante, van a tender a decir mis familiares que soy una persona o un niño muy creativo.

Aunque es verdad que eso, según dice la ciencia o algunos académicos, en realidad no es la creatividad. Como decimos la creatividad es el arte de asociar dos ideas que aparentemente no tienen relación entre sí.

Cómo se origina la creatividad

Cómo se origina la creatividad

Imaginemos que yo soy economista y que quiero explicar que una situación representada gráficamente puede dar lugar a una curva, y a esa curva la llamo, a este gráfico representado en un papel, curva de trompa del elefante.

En realidad, son ideas que no tienen nada que ver entre sí, una trompa de elefante con una curva representada en un papel para representar una realidad económica. Pero lo que sí es cierto, es que aquí sí estoy, en cierto modo, aunque sea en forma ligera representando la creatividad.

¿Pero por qué? Porque como digo asocio dos ideas que nada se relacionan, aparentemente, entre sí y las uno en un solo concepto. Así es como a esta trompa del elefante la asocio con la representación gráfica de la curva la cual quiero llevar a cabo en el papel, lo que da una buena idea de lo que es cuando la menciono.

Y se entiende muy bien lo que quiero decir. Aunque puede que, tal vez, no sea la forma más ortodoxa de mencionarlo, ni la más rígida. Por ejemplo, una persona menos creativa, tal vez, llamaría a esa misma curva curca sesgada o una curva pronunciada, por poner algunos ejemplos.

Constructividad y creatividad

Constructividad y creatividad

Pero yo la he llamado curva de trompa del elefante, porque nos da una imagen muy visual, aunque expresada con palabras, de lo que se quiere decir y representar con ella. Por eso, es importante no confundir la creatividad con constructividad.

La constructividad significa la capacidad de crear algo, pero esto no es necesariamente ser creativo. Es sencillo como digo, aunque ser capaz de crear un cubo de Lego muy interesante, o un castillo en el mar en la arena, de este modo sería creativo en el sentido de que construyo, de que creo cosas de la nada.

Pero en ningún lugar significa que asocie ideas que nada tienen que ver entre sí. Aunque en este caso estas ideas pueden converger en algún punto, porque como decimos ser creativo significa relacionar dos ideas que no tienen nada que ver entre sí, que al final da lugar a una nueva creación.

Cómo medir la creatividad

Cómo medir la creatividad

Lo mismo pasa aunque no sea creativo pero construya o cree algo de la nada. Cuando construya un castillo de arena en la playa, no asocio ninguna idea de la nada, sencillamente creo un castillo.

Y, del mismo modo, cuando creo un concepto nuevo a partir de la mezcla de dos o más cosas, también creo algo de la nada. Aquí también convergen las ideas de constructividad y de creatividad.

Pero, como digo, hay que andarse con pies de plomo antes de decidir qué es o cómo definimos la creatividad, porque no hay pleno consenso, al menos en la sabiduría popular de que es esta creatividad de la que muchas veces hablamos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.