Cosas imposibles

Muchas veces ocurre en la terapia o consulta, que hay personas que piden cosas imposibles para ellos mismos. Por imposible no nos referimos a que no sepamos que se puede y se debe, de hecho, soñar muy alto.

Nos referimos simple y llanamente al hecho de que hay cosas que sencillamente no pueden ser, porque no entran dentro de los esquemas de nadie y que, más aún, aunque lo diéramos por normal no puede ser por otro tipo de causas.

Por ejemplo, a continuación enumero una serie de cosas que yo no puedo ni nunca podrá hacer. Cambiar a la gente para que sea como a mí me gusta que sean. Cambiar el mundo para que sea como a mí me gusta que fuera. O cambiarme a mí mismo de tal modo que me vea perfecto. Lo siento, serias palabras, pero eso nunca va a poder ser.

Esto no se debe confundir con otro tipo de sueños nobles e ilusiones, como querer llegar alto en la empresa, o querer tener una familia sana dentro de unos estándares determinados. Que somos nosotros mismos los que los elegimos y los que los ponemos. Eso sí es más posible aunque a veces la gente diga que es difícil.

Por ejemplo, si me quiero ir a vivir al extranjero mucha gente me dirá que ni siquiera hablo el idioma, que no tengo contactos allí y que no trabajo. Eso puede ser una gran verdad pero ¿quién dice que no lo podrá lograr algún día?

Por eso hay que tener cuidado con la gente y ser más apoyo que otra cosa, porque la gente tiene sueños y los sueños nos alimentan muchas de nuestras ilusiones y emociones más positivas. Así, lo que ocurre sencillamente es que cuando tenemos sueños a nadie le gusta que nos diga que son imposibles.

Eso ocurre porque lo sean o no, no va a ayudarte nada que la gente lo diga antes de que lo intentemos. Eso sí, eso no significa que no haya expectativas, a veces, irrealistas. Como pensar que todo el mundo sea bueno, o que tengamos una utopía en la que exista una sociedad en donde todos nos amemos los unos a los otros, sin que haya malos.

Eso sí son cosas imposibles, y poco podemos hacer para evitarlas por mucho que tengamos buena fe y propósito. Y si no, al tiempo. En cuanto a ti, lector, que tal vez tienes un sueño imposible aparentemente de lograr, como estudiar unas oposiciones muy duras, o llegar a ser un político muy bueno y generoso con sus ciudadanos, eso no es imposible y lo puedes lograr.

E incluso de tus sueños aparentemente imposibles pueden salir otro segundo sueños, si fracasamos en los primeros, que nos harán vibrar toda una vida y en la que nos encontremos viviendo una vida con propósito y a tope.

Por sus muy importante saber y distinguir que podemos cambiar lo que no podemos cambiar. Así, para determinar qué sueño es imposible yo me haría una subsecuente pregunta. Yo me preguntaría qué cosas puedo cambiar la vida, y cuáles no.

Y a partir de ahí empezar a soñar. Si hay algo que sí puedo cambiar sin duda lucharía por cambiarlo, y si hay algo que no, lo dejaría estar o lo aceptaría. Así es como va la vida desde mi punto de vista.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.