Alcohólico: Como pudo ayudar a una persona

A nadie le gusta ver a un amigo, familiar o incluso a algún compañero de trabajo del contarnos que tiene un problema con el alcohol. Cuando alguien grita desde sus adentros que tiene un problema y que no puede más, nos sentimos incitados a ayudarles a cambiar.

No obstante, no es seguro que esta persona quiera recibir nuestra ayuda, aunque la quiera por dentro, o incluso si nosotros seremos capaces de acertar con la forma de ayudarles.

Por eso aunque ninguno de nosotros, tal vez, seamos médicos y especialistas en dependencias, es importante ante todo ser empático y afectivo con la persona que nos cuenta que tiene este problema.

Porque puede que nos esté contando esto y en el fondo esconda muchos problemas más, aunque éste sólo sea la punta del iceberg, por lo que puede hacer falta un psicólogo especialista para resolver este problema que, incluso, puede ser un problema más grande del que parece como decimos.

Cómo ayudar a un alcohólico

Cómo ayudar a un alcohólico

No se trata sólo de si nos gusta beber alguna copa antes de ir a casa, después del trabajo, o desayunamos un carajillo con el café por la mañana. El alcoholismo es un problema que trasciende el mero hecho de beber alcohol.

Es decir, en realidad es una dependencia, y es un problema que aunque mucha gente puede negar es una cosa que invalida mucho incapacita a la persona a vivir correcta y honestamente, a menudo.

No queremos decir que la persona que bebe no sea honesta, pero sí decimos que tienen un problema incluso que afecta a todas sus relaciones sociales, personales, e incluso profesionales.

Por eso nos se ha de tratar a broma y hay que intentar que se vaya a un tratamiento o terapia, en donde puedan ayudar a estas personas a que acepte lo primero de todo que no es un vicio, que es un problema, y después que les enseñen a cómo vivir en sobriedad.

Puede haber una recaída

Puede haber una recaída

Por supuesto, siempre podrá haber recaídas, y nunca se sabe si una persona al final lo conseguirá de por vida, pero está comprobado que hay gente que lo ha conseguido y no es poca, y que se puede uno comprometer con esta persona para ayudarla a que salga de su oscuro pozo.

Así lo ayudaremos y le acompañaremos mientras sufre este mal trago. Y otro tema que hay que intentar erradicar es el tema de la vergüenza que tienen estas personas acerca de su problema.

Porque la vergüenza no lleva a absolutamente a ninguna parte, y si bien es cierto que no se puede ir contando que uno tiene este problema a los cuatro vientos, ya establecido un vínculo de confianza con una persona sana ha de conducir a confiar este problema.

La base del alcoholismo

La base del alcoholismo

En definitiva, son muchos los aspectos psicológicos de tener un problema con el alcohol. Problema que empieza en la mente y no en el estómago a base de sed.

Por lo tanto lo mejor que podemos hacer para ayudar a un alcohólico, es sobre todo no juzgar, empatía, y más aún llevarle a un terapeuta si acaso nosotros no nos vemos completamente capacitados para resolver su problema.

En caso de que nos falten fondos o si a él mismo le faltan recursos para pagar un especialista psicólogo, se podrá intentar ir a una asociación como la de alcohólicos anónimos u otra de este tipo, donde nos podrán brindar soporte de forma gratuita, empátíca y afectiva

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.