Cerebro reptiliano: De qué se trata

Cerebro reptiliano, es un tema muy interesante y queríamos hablaros en esta ocasión de Paul MaLean, que ha sido un médico estadounidense, a la vez que neurocientífico que hizo grandes contribuciones a diferentes dominios médicos, y entre ellos a su teoría evolutiva en la que hablaba de un cerebro triúnico.

El cerebro triúnico era en realidad una forma de representar el hecho de que tenemos en el ser humano tres tipos de cerebros, y no sólo uno al parecer.

Por supuesto todo esto son ejemplos para comprender mejor y de una forma sistemática, cómo funciona nuestra forma de pensar, porque todos sabemos que la cabeza ha sido siempre parecida, no es que de repente vayamos a tener por así decirlo tres procesadores en nuestra cabeza al menos no diferenciados.

Qué es el cerebro reptiliano

Qué es el cerebro reptiliano

Pero sí es cierto que según Paul MacLean el cerebro se divide en cerebro reptiliano, en nuestro sistema límbico y en la neocorteza. Pero básicamente, ¿de qué estamos hablando? Pues que a ver qué os parece esto que os voy a comentar.

En realidad el mundo en parte funciona así. Desde los grandes clásicos de la economía siempre nos han explicado en la Universidad y en el Instituto que el ser humano, en cuanto a los procesos económicos y de toma de decisiones, es un ser racional.

Esto vendría a significar que, por supuesto, como siempre pensamos antes de tomar una decisión la sopesamos, es decir, la mesuramos y vemos qué es lo que nos conviene más racionalmente.

Claro, que todo esto es muy bonito y es como si siempre nos preguntáramos: ¿qué ventajas y qué inconvenientes me trae esto a mi vida? Cuándo vamos a tomar una decisión importante debemos pensar: ¿entonces en qué consiste esto que hago?

En qué consiste el cerebro reptiliano

En qué consiste el cerebro reptiliano

¿Qué obtengo yo bueno de esto? ¿Es bueno para la gente, y es bueno para mí? Como digo todo esto es en parte una historia muy bonita, y digo en parte y digo una historia porque en realidad es así pero sólo hasta cierto punto.

La realidad es que tenemos un cerebro, y una parte del mismo es un poco más sucia por así decirlo de lo que nos gustaría, y es mucho más instintiva de lo que querríamos y se deja guiar por unos instintos bastante bajos en una proporción mucho mayor a lo que nosotros percibimos en nosotros mismos.

Hablamos de la parte del cerebro de la que, como decimos, es menos racional. Una parte que se deja llevar por los impulsos más básicos como los de seguridad, comida, etcétera.

Porque muchas veces no nos damos cuenta pero nos dejamos guiar por, por ejemplo, grandes campañas de marketing que apelan a lo más bajo en cuanto a los instintos básicos que tienen el hombre y la mujer.

Como influye el cerebro reptiliano en nosotros

Como influye el cerebro reptiliano en nosotros

Lo que quiero decir es que cuando vemos campañas de publicidad como, por ejemplo, la de los centros comerciales tipo Mediamarkt, en la que dice su publicidad «porque yo no soy tonto», no estamos siendo tan inteligentes como pensamos cuando compramos ahí.

Si consideramos la inteligencia como la capacidad de tomar decisiones racionales, a la conclusión que llegamos al estudiar el cerebro reptiliano, que es un gran aliado del marketing, por cierto, es que somos mucho más superficiales e instintivos de lo que nos gustaría pensar.

De ahí que, por otra parte, se comprende fácilmente cómo han existido grandes tragedias históricas en los diferentes países de, por ejemplo, Europa, como sucedió con las dos Guerras Mundiales en el siglo XX.

Tres cerebros en uno

¿Tres cerebros en uno?

Es fácil de ser explicado: tenemos tres partes en el cerebro, y algunas partes se dejan llevar por los ideales más altos, como hacen las personas santas o los héroes, mientras que tenemos todos una parte del cerebro que si nos dejamos llevar por ella, lo que nos lleva a hacer es a cometer atrocidades casi a diario, aunque sea en pequeñas cosas y pequeñas actos que no llevan a nada grave.

Para concluir, debemos mencionar que el cerebro reptiliano, en resumen, es la parte más instintiva del cerebro que no va a pensar, que no va a tener afecto y que va a ser casi psicópata, y que va a tomar decisiones en base a «me conviene» o «no me conviene», sin tener en cuenta todo lo demás.

Eso es todo lo que tenemos que tener en cuenta del cerebro reptiliano, y saber que existen por supuesto formas mejores de hacer las cosas, aunque incluso el propio autor de este artículo al no carecer de este cerebro reptiliano, no sepa bien si se deja llevar por sus instintos al mencionar esto, o si bien de verdad está siendo racional lógico y coherente.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.