Causas injustas: Cuando apoyamos las que no valen la pena

Todos hemos enarbolado banderas falsas. Aunque sea es bueno reconocer que todos hemos apoyado causas injustas que no merecían la pena. Es normal, nadie nace sabiendo y a veces somos demasiado jóvenes como para discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

En esta entrada sólo hablo de cuando defendemos ideas equivocadas, a veces, a toda costa y a veces con consecuencias para nuestro entorno más inmediato.

No está nada bien defender determinado tipo de ideas, pero dado que nacemos en una sociedad que no siempre apoya lo bueno, nosotros queremos ser los tuertos en el país de los ciegos y liderar la sociedad mediante cosas que están, prácticamente de forma objetiva, mal.

Causas injustas

Causas injustas

Esto se demuestra porque vivimos en un mundo en el que a veces estar o ir en contra de los dictados de la sociedad, implica más cordura que si vamos a favor de ella.

Por ejemplo, si vivo en una sociedad donde la tauromaquia está permitida y yo voy en contra de sus dictados oponiéndome a ella, ¿no será acaso que estoy mejor de la cabeza que otros que aparentemente encajan dentro del mundo en que vivimos y que la apoyan?

Otro ejemplo. Ahora no está tan de moda fumar cigarrillos, pero ha habido épocas en la historia del hombre donde fumar, para un hombre, era sinónimo de virilidad y de valentía y coraje. ¿No estará mejor integrado para sí mismo una persona que sabe que es equivocado fumar, aunque la sociedad y los medios de comunicación digan lo contrario?

Y ejemplos como éste hay muchos. De hecho, para mencionar a alguien que piensa este tipo de cosas del mismo modo que las pienso yo, nombraremos al psiquiatra polaco Casimires Dabrowski. Este psiquiatra elaboró la Teoría de la Desintegración Positiva, en la que decía que estar desintegrado en nuestra sociedad no siempre era sinónimo de culpa o fallo nuestro.

Desintegración Positiva

Desintegración Positiva

En efecto, según sus propias palabras también podría ser que nosotros de verdad creciéramos mejor que la mayor parte de la sociedad, y que por eso actuamos en forma diferente. Es decir lo novedoso es su idea para mí fue que no culpaba a aquel que no encajaba en los dictados de la sociedad, y mucho menos los culpaba de manera inmediata y directa.

Esto pienso que tiene mucho de novedoso y que todos podemos aprender de lo que él explicó. Otra cosa es que pensemos que hay gente que no se integra en la sociedad por razones menos positivas. Véase la persona que ha caído en algún tipo de adicción o de comportamiento negativo, tanto para él como para los demás.

Estas personas no entrarían en el lugar que decía el psiquiatra polaco que hemos mencionado, sino que efectivamente, tendrían que seguir un tratamiento de ajuste para integrarse un poco mejor en lo que hacen, porque una cosa es hacer las cosas mejor que otros, pero otra cosa bien distinta es hacerlo peor causando daño a sí mismo y a los demás.

De ese modo la persona ni se hace bien a sí misma ni hace bien a todos o a la gente, lo cual sin duda es sinónimo de que algo tiene que cambiar.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.