Autoestima: Conoce todo sobre su importancia

Sabemos que es muy importante tener una autoestima positiva respecto de nosotros mismos. El concepto de autoestima gira alrededor de lo que se considera el aprecio o consideración, tanto positiva como negativa, que tiene alguien de sí mismo.

Esto es, hablamos de personas que tienen una idea propia de ellos mismos, y que esta idea puede ser tanto buena como mala. Honestamente pienso que es difícil que alguien tenga una autoestima neutral, en el sentido de que no piense en nada bueno ni malo de sí mismo.

Por eso en este artículo os queremos hablar de la importancia de la autoestima, así como algunas de sus características y de cómo mejorar esta autoestima, y protegerla de diversos problemas que pueden arraigar en nosotros, en lo que se refiere a este tema.

Importancia de la autoestima

Importancia de la autoestima

Es muy importante el cómo nos sentimos, y cómo pensamos. En otras palabras, es muy importante cómo nos valoramos y cómo nos vemos a nosotros mismos. Cuando nos sentimos apreciados, y sentimos que la gente nos quiere por quién somos significa que tenemos mejores relaciones sociales con los demás, y que nos sentimos queridos por ellos.

Además como posiblemente nos llevemos bien, en primera instancia, con nosotros mismos, eso hace que nos llevemos mejor con los demás y que, al final busquemos apoyos en la gente y en la familia cuando de verdad lo necesitamos.

Las personas con una autoestima saludable son las que saben que pueden lograr sus metas, y se esfuerzan lo suficiente, y que si no lo logran es porque a lo mejor han fallado en la estrategia, o en no poner el suficiente esfuerzo en ello.

Pero ante todo, saben y conocen que en otras circunstancias si mejoran podrán lograrlo. Una buena autoestima es, en definición, aceptarse a uno mismo como uno es, y no significa pensar que uno es perfecto.

De qué se trata detener buena autoestima

De qué se trata detener buena autoestima

Nadie es perfecto y poca gente se atrevería a decirlo, y mucha menos gente aún lo creería de verdad por dentro. Porque no se trata de tener una autoestima perfecta como un metal de acero.

Se trata de con lo bueno y lo malo que tenemos aceptarnos como somos. Pero vamos a ver cuáles son algunos problemas que pueden derivar de una mala autoestima. Porque en autoayudando.com consideramos que todas las personas quieren tener una buena autoestima, y por lo tanto aquí entran en juego los factores muy importantes, que pueden impactar mucho sobre nuestra salud mental.

Lo primero es cómo nos tratan los demás. Y eso una cosa muy importante: el rol que ejercen los demás en nuestra vida. Y también es sumamente importante cómo nosotros percibimos el trato de los demás hacia nuestra persona.

A lo largo de la vida pasamos por familia, profesores y amigos, compañeros de clase y de trabajo que nos dan una idea de quiénes somos para ellos. Esta idea puede ser buena, mala o más bien neutra o normal.

Saber quiénes somos

Saber quiénes somos

Es por eso que si tenemos a mucha gente dándonos una mala imagen de nosotros mismos, aunque sea tácitamente sin que lo muestren o digan abiertamente, tenemos que ser fuertes para vernos a nosotros mismos, a pesar de lo que piensen otros de nosotros.

En especial en edades como la adolescencia, edad en la que es difícil demostrarnos a nosotros mismos quiénes podemos llegar a ser, es importante que sepamos que en el futuro seremos adultos sanos y que es una tontería estropear nuestra salud mental por la opinión de nadie, ni porque en este momento puntual de la vida no nos sintamos bien.

A su vez, como digo cuando una y otra vez escuchamos voces negativas sobre nosotros tendemos a perjudicar nuestra forma vernos, incluso a nosotros mismos. Pero también hay que ver hasta qué punto somos responsables nosotros y no los demás de qué imagen tenemos de quienes somos por dentro.

Por ejemplo, si somos personas sumamente idealistas y muy perfeccionistas, tenderemos a pensar que tenemos que tener una serie de atributos que muy poca gente o que nadie alberga juntos, pero que sin embargo los tenemos por esenciales para caernos bien.

Formar nuestra autoestima

Formar nuestra autoestima

Y esto no es positivo, porque si bien hay mucha gente que tiene cualidades magníficas para determinado tipo de cosas, como nosotros también está claro que tenemos talentos, querer tener demasiados talentos es un exceso de amor propio que en realidad más que hacernos nos deshace, y que más que construirnos nos destruye.

Además, no hacer caso a las voces de otras personas cuando hablan mal de nosotros es sano, porque si alguien quiere criticarnos de forma positiva lo hará de una manera muy constructiva y sin hacernos daño.

En cambio yo diría que de las críticas destructivas no tenemos que quedarnos ni con la mitad. Porque sencillamente las críticas no constructivas están ideadas para hacer daño, y si nos ponemos a rumiar lo que nos han dicho, lo van a conseguir sin duda.

Pero ¿cómo mejorar la autoestima? Hay una serie de ideas que pueden ayudarnos a mejorar la autoestima, en caso de que la tengamos baja. Por ejemplo, no debemos de juzgar a nadie. Pero ¿habías pensado que es incluso peor si nos juzgamos a nosotros mismos?

Aceptar nuestros defectos

Aceptar nuestros defectos

Claro, yo tengo defectos y tú tienes defectos porque todos tenemos defectos. Pero si nos centramos sólo en lo negativo, nunca dejaremos florecer la parte más positiva que tenemos en nosotros.

Por otro lado, es mejor interesarse por mejorar como persona que intentan ser perfecto. Porque por mucho que nos esforcemos nunca seremos perfectos, pero en cambio si nos centramos en mejorar seguramente nuestra vida de verdad mejorará y mucho. Y florecerá la ilusión de que hemos mejorado y vendrá la alegría.

Además es importante establecer metas vitales. Tener metas es muy importante para la vida, porque sencillamente cuando tenemos metas que hacen que nos esforcemos para ser mejores, la mejora vendrá así como todos los premios que vienen añadidos, que son tanto materiales como psicológicos.

Por ejemplo ¿qué pasaría si fuéramos personas sin metas? Las personas sin metas a menudo no saben qué quieren hacer con sus vidas, y en lugar de navegar en este mar de la vida se arrastran e incluso se ahogan.

Por eso las metas son muy importantes, y son incluso la brújula de hacia dónde nos movemos. También muchos psicólogos y terapeutas hablan de que es importante ser altruista con los demás, o, más que altruista, ser generoso con la gente.

Sentirte mejor desde le interior

Sentirte mejor desde le interior

Ya que eso hace que te sientas mejor por dentro y que tus relaciones con las demás personas simplemente mejoren, por el mero hecho de existir y de ser personas que comparten algo.

Todo esto que hemos mencionado en este artículo nos evitara muchos problemas. Como por ejemplo sufrir depresión o cuando sufrimos ante la adversidad, o el hecho de inseguridad sobre nosotros mismos.

Es cierto y está claro que cuando uno se siente mal por dentro tiene incluso miedo a expresar sus gustos u opiniones propias. Además, las personas con baja autoestima siempre están calculando qué decir para ser aceptados por los demás, con lo que tienen miedo de ser ellos mismos.

Tampoco debemos preocuparnos mucho por lo que piensen los demás, ni por lo que digan, porque no nos llevará a nada y sencillamente nos hará perder el tiempo. Tiempo ante opiniones de otras personas que son distantes a las nuestras, y que ni tienen que ni probablemente nunca conseguirán estar de acuerdo con nosotros.

Diferencia entre la autoestima y la soberbia

Diferencia entre la autoestima y la soberbia

Pero hay que decir y culminar este artículo hablando de diferencias entre una sana autoestima y lo que es la soberbia o la arrogancia. Porque cuando nos sentimos bien es fenomenal, pero no nos debemos creer mejores ni superiores que el resto de la gente.

Porque es ahí cuando nos creemos dioses y eso es muy malo, porque nadie es tan bueno como para que pueda ir por la vida mirando por encima del hombro a los demás. Así es que cuando hacemos algo mal a alguien, porque nos queremos mejores, sencillamente nos volverá de vuelta todo lo malo que hemos hecho.

Y eso es un gran motivo para no ser arrogantes sino compasivos con los demás. Además esta arrogancia por la cual intentamos siempre ser mejores que alguien, así como que nos hace pretender ser demasiado buenos y despuntar así de los demás, secretamente quiere barrer a todos y dejarlos atrás.

Nuestra actitud

Nuestra actitud

Por eso cuando hablamos de alguien prepotente, arrogante o soberbio la gente de su alrededor sufre, no importa si es en la familia, si son amigos o en el lugar de trabajo. Y aunque ser arrogante a veces abra puertas, porque las abre y ese es uno de los motivos por el cual los arrogantes nunca quieren dejar de ser arrogantes, al final trae más mal que bien.

Y tras el éxito efímero y rápido deja frustración a demasiada gente, incluidos para el propio arrogante que terminará pronto posiblemente quedándose solo. Es mejor evitar el abuso, las rivalidades y las frustraciones y ser un poco más modesto y humilde con la gente, incluso aunque tengamos una gran autoestima.

Y es de este modo, lograremos tener una mejor vida, con paz interior y con mejores relaciones sociales en las que premiamos a todos por quiénes son, y no sólo por lo que nos ofrecen. Eso es el centro de una buena y sana autoestima.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.