Autoconcepto y autoestima ¿Cómo diferenciarlas?

El concepto de autoestima es un concepto que da lugar a muchos equívocos. Todos pensamos que debemos gustarnos a nosotros mismos y querernos mucho, en orden a ser felices. Y en parte es verdad.

Nadie puede ser feliz y odiarse a sí mismo, que es lo contrario a quererse a sí mismo. De ahí que la palabra autoconcepto y autoestima sean conceptos o ideas ampliamente relacionadas la una con la otra.

Pero lo que me pregunto es ¿qué ocurriría si dijéramos que en lugar de querernos a nosotros mismos, sencillamente optamos por no odiarnos a nosotros mismos? Sino por perdonarnos como somos.

Autoconcepto y autoestima

Autoconcepto y autoestima

Sin duda es un concepto tal vez revolucionario para muchos, porque no se trata sólo de querernos sino más aún, de conocer nuestras faltas y perdonarnos a nosotros mismos. Por supuesto, esto lo menciono desde el concepto de la ayuda de Dios.

Es así que algunas personas como yo, creen que quererse mucho a uno mismo no es síntoma de ser feliz ni de ser sano, sino más bien un síntoma de tener arrogancia y orgullo. No me entendáis mal, yo me quiero relativamente a mí mismo, y por eso elijo perdonarme de todas las faltas que veo que tengo.

Incluso hay muchas faltas de las que no me doy cuenta y en las cuales nunca repararé, sin ayuda externa, porque yo solo no soy capaz de ver todo lo que hago mal. Es por mi culpa. Pero, por eso, el autoconcepto es un concepto o una idea que puede dar lugar a malentendidos.

Porque no se trata de ser arrogante ni de quererse a uno mismo por encima de los demás, ya que eso da lugar a explotar al prójimo. Sencillamente se trata de expresarlo, de reconocer que somos personas con muchos fallos, y que hay que querer al prójimo igual que a nosotros mismos.

Causa y efecto

Causa y efecto

Ya que eso es lo verdaderamente sano para nuestro corazón, aunque a veces nos resulte contraintuitivo y a veces también, podamos pensar, incluso que es contraproductivo.

Por eso en este artículo sobre el autoconcepto y autoestima no abogo porque nos queramos y sintamos orgullo, de que nos vistamos muy bien y dejemos toda la superficie arreglada para demostrar a los demás los buenos que somos.

Abogo, en contrario, por negarnos a nosotros mismos, por hacer algo que de verdad valga la pena como es sufrir una vida entera, para alcanzar no sólo nuestro bien sino el bien de todos. De esta manera lo que podemos lograr hacer es, sencillamente, una vida con propósito y con sentido.

El propósito

El propósito

Porque cuando hablamos autoconcepto y autoestima no buscamos ser mejores que otros, buscamos al final la felicidad. Y la felicidad es tener propósito en la vida, tener un propósito que nos haga sentir bien independientemente de las circunstancias.

Porque sin ese propósito cuando nos pasen cosas malas, e incluso buenas, nunca sabremos cómo asimilarlas correctamente y dará lugar a que tengamos, incluso, más fallos que nos lleven a sitios peores de los que ya estamos.

Por eso hablo de esto. Porque no se trata de ser mejor que nadie, sino de amar más que nadie, y eso sólo se puede hacer conociendo nuestros propios fallos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.