Qué es un ataque de ansiedad y cómo se origina

Un ataque de ansiedad es una cosa que poca gente quiere, por no decir nadie. Pero a veces es algo sencillamente difícil de evitar, algo que simplemente viene y no puedes hacer nada, al menos en ocasiones.

No obstante, cuando digo que es algo que viene y que no puedes hacer nada no digo que no se pueda evitar, en el sentido que no haya terapias que puedan minorar el riesgo de sufrir un ataque de éste tipo, porque sí las hay.

Lo que sí digo es que cuando viene tienes que aceptarlo y no queda otra posibilidad. Aunque en el momento, naturalmente, no nos guste. Al final, lo que no nos haga peores nos hará fuertes.

Ataque de ansiedad

Ataque de ansiedad

En un ataque de ansiedad sencillamente vemos como nuestra mente sale de nuestro cuerpo o, en otras palabras, se va y nuestro cuerpo se vuelve tenso, causando incluso dolor muscular. A veces es sencillamente que acumulamos presiones y estrés mientras que otras veces, en cambio, viene de algo como si fuera de repente, súbito y de forma inesperada.

Pero ¿qué podemos hacer para controlar un ataque de ansiedad, o para tratar de prevenirlo? Lo mejor es emplear, por poner un ejemplo, los principios de la terapia racional emotiva-conductual de Albert Ellis puesto que se trata de una forma de reestructurar pensamientos malos y convertirlos en otros mejores: más sanos y adaptativos y, en definitiva, más positivos.

Los pensamientos adaptativos de Albert Ellis, que en realidad nacieron como una reestructuración de lo que él consideraba como pensamientos irracionales, o disfuncionales, estaban basados en una serie de acontecimientos que, al parecer, mediante al método científico podemos hacerlos mejores a nivel emotivo.

Causas

Causas

Esto es, parten de la circunstancia de que no importa lo que pase alrededor, sino que lo que importa es el sentido que le demos a ello a cada cosa, persona o situación.

Por otra parte, en orden a resolver mejor nuestra situación en un ataque de ansiedad, también podemos tratar de respirar profundamente para evitar la hiperventilación y que nos mareemos. De lo que se trata sencillamente es de cambiar pensamientos: en la terapia de Albert Ellis unos los por otros buenos que nos hagan sentir bien y nos traigan paz interior. En la respiración, tener la conciencia pura de malos pensamientos que nos provoquen aún más ansiedad.

Si has sufrido alguna vez un ataque de ansiedad seguramente ya estés acostumbrado a escuchar esta terminología, así como probablemente también a reestructurar pensamientos. Seguramente sepas muy bien qué se siente en este tipo de situación, por lo que si quieres dejar a un comentario para que los demás pueden saber de primera mano como es éste ataque de ansiedad sin duda lo agradecemos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.