Asertividad: De esta forma puede ayudar en tu vida

La asertividad es el término con el que se conoce, como me dijo una vez un buen amigo mío, la diferencia entre ser un dragón o ser un ratón. Este ejemplo es muy ilustrativo para saber en qué consiste la verdadera asertividad.

Hablamos de comunicación y de empatía, y de contacto o de roce en el sentido humano de la palabra con los demás. A veces tenemos diferencias de criterios, y no estamos de acuerdo con alguna cosa que nos dice alguien.

No importa si estamos en el trabajo, en casa, o con los demás en otro tipo de entorno, lo que importa es que se dan situaciones en las que nuestras expectativas no concuerdan con el comportamiento de los demás y viceversa.

 Qué es la asertividad

Qué es la asertividad

La asertividad es el término por el cual se define la habilidad para demostrar nuestro disgusto o nuestra disconformidad con lo que está sucediendo en algún momento dado.

Por lo tanto, lo que ocurre sencillamente es que a veces tenemos que decir que algo no nos gusta porque tenemos que ser fieles a nosotros mismos, tanto si lo hacemos bien como si, a veces, nos equivocamos porque somos humanos y no ángeles.

Entonces, de lo que se trata es de decir nuestra opinión, y ser justos y fieles a nosotros mismos pero no por ello ofendiendo a los demás. No podemos ofender a los demás porque si decimos las cosas como debemos hacerlas, nadie debería resultar ofendido en términos normales de la palabra.

 Cómo emplear la asertividad

Cómo emplear la asertividad

Esto significa, que si yo digo que no estoy de acuerdo con que en nuestro grupo de viaje vaya a cierto restaurante a cenar, nadie debería quedar ofendido por mis palabras, sino sencillamente escuchar y discutir sanamente si es buena mi idea o no.

Si me salgo con la mía o no, en términos egoístas, eso dependerá del grupo, porque nadie es la autoridad absoluta en el mundo para decidir por todos pero, eso sí, por lo menos tengo que alzar mi voz y decir lo que pienso. Esa es la verdadera asertividad. Luego hay otro tipo de asertividad que es lo que se dice ser un ratón, que es tener miedo a decir lo que piensas por miedo a ser criticado, o por miedo a confrontar o enfrentarse a los demás.

Por eso en realidad no estaba bien, porque al final sales perdiendo tú, y mucho peor aún sale perdiendo tu familia, tu pareja y tus hijos. Porque si no tienes la voz suficiente para ciertos deseos y expectativas, aunque luego no se vayan a cumplir necesariamente, no tendrás voz para defender a los más débiles que son las personas que dependen de ti a nivel familiar.

Pero ya al otro extremo del asertividad encontramos el dragón, el que va imponiendo como si fuera superior a los demás, símbolo de la arrogancia absoluta y necia. Al final, se trata de eso. De asertividad. Pero nuestro camino debe ser el camino del medio. Ni ser un dragón ni ser un ratón, para que nos entendamos.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.