Acoso sexual en el trabajo y otros tipos

Acoso sexual en el trabajo es por desgracia un problema que se da en ocasiones en algunos empleos, dentro de la perspectiva de algunos países y culturas.

Esto es tan así que incluso existen países donde se respeta muy poco los derechos naturales de las mujeres, por lo que no sólo se pisotean sus derechos sino que se las instrumentaliza y se las trata como objetos.

Como si se trataran de herramientas de disfrute masculino o como meros objetos mercantiles.

Las personas que ostentan un poder exacerbado en determinados entornos laborales, suelen asociar a su poder la falsa idea de que pueden campar a sus anchas por la empresa, y de que saldrán inmunes probablemente ante los diferentes hechos tanto aberrantes como vergonzosos, que pueden provocar ellos mismos en el marco de un entorno de trabajo o laboral.

Acoso sexual laboral

Acoso sexual laboral

Estos comportamientos negativos, negligentes que incluso a veces llegan a traspasar los límites de lo legal, hacen que exista un mal ambiente laboral en donde se parezca el propio entorno más a una selva del poder del más fuerte, que a un lugar civilizado donde se respeta que cada uno tiene derechos inalienables como preservar su integridad personal, social y moral.

Algunos empleados no se sienten fuertes o seguros de sí mismos para expresar qué cosas son las que les preocupan. Llegado el caso cuando tienen un problema grave como éste que describimos, no son capaces de denunciar lo cual les hace más débiles y vulnerables.

Pero esto no quiere decir bajo ningún concepto que permitan moral e interiormente lo que les sucede, en caso de que sufran acoso sexual.

Además, muchas leyes de diferentes países no necesitan que la persona denuncie para dar por hecho que la infracción o la pena sobre el acoso sexual, sea considerada en base a una circunstancia grave y dolosa, en la cual el acosador sabe perfectamente que no cuenta con el apoyo de la víctima aunque esta última no denuncie ni haga ninguna acción para parar o detener la acción que constituye este delito.

Denuncia el acoso sexual en el trabajo

Denuncia el acoso sexual en el trabajo

No obstante existen otros casos en los que sí se requiere al menos una denuncia de la persona que está sufriendo este acoso sexual.

A veces es suficiente una demanda legal, cuando todos los medios al alcance de las personas que sufren este acoso no han servido para parar la ofensiva de la persona que ejerce un poder sexual sobre otra.

Así es como también las empresas y los empleadores tienen determinadas obligaciones, como por ejemplo presentar una denuncia si conocen manifiestamente qué es es acoso sexual sobre alguno de sus empleados.

De otro modo el silencio sería ser cómplices de esta acción, que no trae sino trastornos psicológicos graves así como físicos a la persona que lo sufre.

No hay diferencia en el acoso sexual laboral

No hay diferencia en el acoso sexual laboral

También hay que reseñar que no todos los acosos sexuales son iguales, ya que algunos llegan más lejos que otros y, aunque psicológicamente todos ellos son duros de sobrellevar, por suerte algunas personas no alcanzan ciertos límites porque se lo impiden o porque la circunstancia no da para más.

Existen formas de hacer tocamientos sobre los empleados o, cuando somos nosotros los empleados, de nuestros jefes hacia nosotros, pero también existen chistes y comentarios explícitos sexualmente ofensivos, que repetidos de ocasión en ocasión pueden traer no sólo rubor sino que podían ser incluso una infracción o delito sexual.

Por eso también existe una diferencia entre cuando este comportamiento se da de una forma aislada o una sola vez, y cuando son una serie de incidentes repetidos que muestran que no sólo es una acción circunstancial o aleatoria sino repetida, agravando más la condena que pudiera sufrir esta persona.

Opinar

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.